Saltar a navegación

Motivado para ganar

Cambiar de rumbo

Brendon Wiseley es un niño competitivo. La competencia forma parte de su familia: pertenece a la quinta generación de una familia de pilotos de carrera. Después de recibir su primer auto junior a los cinco años de edad, el sueño de Brendon de correr carreras a nivel profesional quedó en suspenso cuando un accidente con una podadora le amputó su pierna a los siete años. Luego de una cirugía, recibió una prótesis de un proveedor local, pero no se adaptaba bien y era difícil de usar.

Volver al ruedo

La familia de Brendon había conocido a algunos Shriners en la sala de emergencias del hospital y al cabo de un mes recibió la llamada de los Hospitales Shriners para Niños de Shreveport preguntando si Wiseley quería llevar a Brendon para una evaluación. Pudimos colocarle una nueva prótesis de pierna a su medida y, notablemente, Brendon pronto volvió a correr.
"Si hay algo en que los Shriners no creen es en un niño con una discapacidad… Mi primera experiencia en los Hospitales Shriners para Niños en Shreveport fue maravillosa".
- Wade Wiseley, padre de Brendon

El calce adecuado

Los Hospitales Shriners para Niños personalizan cada prótesis y brindan fisioterapia individualizada a cada niño.

"Me impresiona que pueda ser tan competitivo, y estoy hablando de los mejores 10 del país, en una competencia abierta, y no de amputados, con todo tipo de participantes. Es extraordinario".
- Henry Richter, protesista/ortopeda certificado, Shreveport
"Apoye a Shriners. Es la única razón por la que puedo correr. Salvan vidas y hacen que los niños pequeños vuelvan a sonreír cuando nadie más puede hacerlo. Para mí, ¡son ángeles en la tierra!".