Saltar a navegación

La historia de Alyssia Crook

No tiene límites en el agua

Alyssia bucenado en la piscinaAlyssia Crook dice que el agua es el único lugar donde se siente completamente libre. Su primer intento fue con la natación que formaba parte de las sesiones de fisioterapia que recibió luego de que le amputaran la pierna izquierda cuando tenía 13 años. En la actualidad, cinco años más tarde, Alyssia compite con los nadadores más rápidos del mundo.

Alyssia tiene el objetivo a largo plazo de traer una medalla a casa de los juegos 2020 en Tokio, Japón. Más allá de eso, le gustaría ayudar a los niños con discapacidades físicas mostrándoles a través de la natación y rehabilitación cómo pueden tomar fuerza en el agua como lo hace ella.

Alyssia presenta una afección congénita poco común, denominada síndrome de pterigium poplíteo, que se caracteriza por la presencia de una contractura en los nervios, las arterias y las venas de las piernas. A medida que las piernas de Alyssia se desarrollaban, la contractura no lo hacía y ocasionaba mucho dolor, inhibía el crecimiento y comprometía la circulación.

En 2003, Alyssia de 5 años, vivía en un orfanato de Ucrania, donde Chad y Karen Crook la vieron por primera vez. La pareja de inmediato la adoptó y la trajeron a la región occidental de Michigan.

Una vez en EE. UU., Alyssia comenzó con un tratamiento en los Hospitales Shriners para Niños de Chicago. Ella y su familia comentan que los Hospitales Shriners fue el único lugar donde hicieron un diagnóstico preciso de su afección. Los médicos de los Hospitales Shriners le brindaron atención médica que le permitió a Alyssia ser exitosa tanto dentro como fuera del agua.

Cuando estaba en la escuela secundaria, Alyssia fue el centro de atención de todos los medios de comunicación nacionales cuando, después de muchas cirugías y procedimientos dolorosos, tomó la decisión de que le amputaran la pierna. Dijo que sus oraciones y un deseo de llevar una vida activa estaban detrás de su valiente decisión. Las organizaciones de noticias narraron la historia de Alyssia, incluido un video de su desempeño en un partido de baloncesto.

"Me emociona tener la oportunidad de representar a mi país en un deporte de competencia que de verdad adoro", comentó Alyssia. Sabe que no hay límites en lo que desee alcanzar, dentro o fuera del agua.

Los Hospitales Shriners para Niños se enorgullecen de alentar a Alyssia. Es un excelente modelo a seguir para los pacientes jóvenes que quizás estén enfrentando desafíos físicos y mentales difíciles.

Alyssia parada junto a la piscina