La salud y la seguridad de nuestros pacientes, familiares y personal es nuestra máxima prioridad. Debido a la pandemia por COVID-19, el estado de Massachusetts exige que los hospitales cumplan con los criterios establecidos como parte del plan de reapertura . El Hospital Shriners de Boston completó su certificado de fase 1 el 27 de mayo de 2020, su certificado de fase 2 el 15 de junio de 2020 y su certificado de fase 3 el 13 de julio de 2020. El certificado de fase 3 se volvió a presentar y se ratificó el 16 de noviembre de 2020. El Hospital Shriners de Boston también completó y presentó el certificado de resurgimiento del estado el 16 de noviembre de 2020.

Si su hijo/a tiene una cita próximamente, comuníquese con el Hospital Shriners para Niños correspondiente.

Información para visitantes de Hospitales Shriners para Niños - Boston.

Saltar a navegación

Tratamiento innovador para cicatrices

Tratamiento innovador para cicatrices

Nuevas tecnologías, resultados notables para el tratamiento de cicatrices

El personal de los Hospitales Shriners para Niños - Boston se encuentra a la vanguardia en materia atención de quemaduras debido a nuestros esfuerzos pioneros en el tratamiento moderno de cicatrices, el cual comienza inmediatamente después de que la herida cicatriza. Una de nuestras herramientas más importantes para el tratamiento es el uso de láseres para promover la cicatrización. Esto mejora tanto la apariencia como los síntomas de las cicatrices. Matthias B. Donelan, M.D., médico en los Hospitales Shriners para Niños de Boston, lleva más de 30 años trabajando en las innovaciones más recientes en el tratamiento de cicatrices para sus jóvenes pacientes. Él y su equipo de cirujanos plásticos en el hospital son reconocidos por usar tecnologías de avanzada para reducir cicatrices – así hayan sido causadas por nuevas o viejas quemaduras o lesiones, o se derives de temas congénitos, tales como las marcas de nacimiento.

Un avance reciente en el tratamiento de las cicatrices es el uso de láseres, una innovación que los Hospitales Shriners para Niños - Boston fueron uno de los primeros en adoptar. El Dr. Donelan primero utilizaba láseres para tratar las marcas de nacimiento, pero luego descubrió que la terapia láser es sumamente efectiva para las cicatrices de quemaduras.

La tecnología de láser y luz pulsada (PDL) reduce el exceso anormal de vasos sanguíneos que forman las cicatrices rojas o las marcas de nacimiento (especialmente las manchas de color vino oporto) bajo la superficie de la piel, lo que origina una disminución en el aspecto rojizo.

Inicialmente este método de tratamiento no era considerado ampliamente para las cicatrices por quemaduras, debido a que los láseres usan energía termal para tratar la piel; de maneras similares a la energía termal, que es la que crea las lesiones de las quemaduras en primer lugar. El Dr. Donelan dice que el truco está en la configuración de la energía de los láseres. Si se configuran de manera correcta, los tratamientos con láser ayudarán al proceso de curación.

Una reciente innovación, el láser ablativo y fraccional (también conocido como láser de dióxido de carbono o CO2), permite a los cirujanos plásticos localizar el colágeno grueso y fibroso de las cicatrices contraídas e hipertróficas. Esto se logra a través de la creación de miles de pequeños agujeros en la superficie y materia de la cicatriz mientras que deja las áreas adyacentes sin tocar.

El láser ablativo y fraccional puede ser utilizado de dos formas; ambas sirven para diferentes características de las cicatrices hipertróficas. Se pueden realizar pequeños agujeros en la cicatriz que estimulan la restauración del colágeno. Esto suaviza, adelgaza y le otorga elasticidad al tejido cicatrizante. En diferentes configuraciones, las pequeñas lesiones focales de la epidermis y la dermis pueden hacer que la superficie esté más uniforme y corregir anomalías en la pigmentación. Resultados iniciales han demostrado una mejora profunda en la calidad y la apariencia de los injertos de piel y las cicatrices tras una lesión por quemadura.

Quizás uno de los mejores beneficios para los pacientes de los innovadores tratamientos con láser sea la simpleza con la que estos se llevan a cabo. Los pacientes reciben tratamiento con láser para cicatrices de manera ambulatoria, esto permite que el tratamiento sea continuo sin interferir en el trabajo escolar o en la vida social del niño.

Prevención de la formación de cicatrices

Las cicatrices son una parte natural y esencial del proceso de curación. Mientras que recuperan la integridad de la piel, pueden causar síntomas y a menudo son antiestéticos una vez que la herida se cierra. Las cicatrices, incluidos los queloides, surgen post quemaduras, cortes y cirugía, y como consecuencia de afecciones como el acné. Luego de que una herida se cierra, surge una cicatriz que se hace visible porque el tejido de la cicatriz, a diferencia del tejido natural de la piel, no regenera todos los componentes de la piel normal y por lo tanto tiene un aspecto diferente.

Cuando un niño sufre quemaduras graves, la epidermis y la dermis de la piel normal quedan destruidas. La herida se cierra al producir colágeno fibroso que forma la cicatriz. Las prendas de compresión ayudan a prevenir el desarrollo de cicatrices hipertróficas, abultadas y mantienen el tejido de la cicatriz suave al aplicar presión al área de la herida. Debido a que el tejido cicatrizante es muy receptivo en las etapas iniciales de formación, es importante comenzar a utilizar prendas de compresión tan pronto como sea posible.

El hecho de utilizar compresión para prevenir la formación de cicatrices puede comprender desde un traje para todo el cuerpo hasta una máscara de plástico transparente para usar sobre la cara.

Uso de prendas de compresión

Las prendas de ajuste apropiado son cruciales para el éxito, por lo tanto las prendas de compresión de cada paciente se medirán de manera individual. Las prendas que son demasiado ajustadas pueden causar adormecimiento u hormigueo, o raspar la piel. Las prendas que son demasiado grandes no brindarán la suficiente compresión para ser efectivas.

Las prendas de compresión pueden usarse poco; desde unos pocos, o mucho; hasta unos dos o tres años, dependiendo de la gravedad de la quemadura y el área del cuerpo afectada. Las prendas se usan las 23 horas del día, los siete días de la semana, y se quitan solo para bañarse y cuando interfieren con la terapia. Es una buena idea, en la mayoría de los caso, tener dos juegos de prendas a mano para tener siempre un juego de prendas limpio y disponible para usar.

Cuando las prendas de compresión son parte de la terapia para tratar las quemaduras de su hijo, su médico le dará indicaciones específicas y personalizadas acerca de cómo su hijo debe usarlas y por cuánto tiempo debe hacerlo.

Comprensión de las cicatrices hipertróficas y los queloides

Las cicatrices hipertróficas son desfigurantes y pueden perjudicar la calidad de vida de los supervivientes de quemaduras. Se producen frecuentemente después de las quemaduras, pero pueden ser tratadas de manera efectiva con las tecnologías actuales y cirugía, incluidos los láseres. A diferencia de las cicatrices normales, los queloides son sobrecrecimientos anormales del tejido cicatrizante que crece en las áreas de piel adyacente y se resisten al tratamiento. No está claro por qué algunos pacientes tienen un mayor riesgo de formación de queloides que otros o por qué hay una mayor prevalencia entre las personas con piel oscura.