Saltar a navegación

Kilee colabora para ayudar a otros pacientes quemados

Kilee

El 10 de noviembre de 2014, Kilee -que tenía 16 años- llegó a casa después de la escuela y sintió un mal olor. Lo que no sabía es que el olor era de una pérdida de gas. Encendió una vela para eliminar el olor y el gas hizo una gran explosión. La explosión arrojó a Kilee hacia atrás y quedó inconsciente. Se despertó con su perro ladrando sobre ella, sintió las llamas que envolvían su cuerpo y se levantó para correr a la casa de los vecinos y pedir ayuda.

Después de ser trasladada a la sala de emergencias para su atención inicial, Kilee estaba muy delicada con lesiones por quemaduras en más del 45 por ciento de su cuerpo.  Más tarde la transfirieron a los Hospitales Shriners para Niños - Cincinnati donde le hicieron un tratamiento por 38 días.

Desde entonces, Kilee ha tenido que hacerse cirugías, injertos de piel y dolorosa terapia física para recuperar su independencia y reaprender tareas simples como atarse los cordones y hasta abrir una puerta.

Extraordinariamente, menos de un año después de la explosión Kilee ya estaba jugando al fútbol de nuevo. Dice: "Recuperé mi vida gracias a los Hospitales Shriners y quiero que todos se enteren del trabajo que hacen".

Kilee, con la ayuda de su mamá, escribió un libro sobre su recuperación titulado Beautiful Scars: A Life Redefined. Una parte de las ganancias se donó al Hospital Shriners de Cincinnati para ayudar a más niños como Kilee.

Ahora Kilee está muy ocupada estudiando en la universidad pero sigue ayudando al hospital con su torneo de golf de celebridades y fundación benéfica. "Los más importante que quiero que la gente sepa sobre los Hospitales Shriners es que atienden a los niños independientemente de la capacidad de pago de la familia. Por eso las donaciones son cruciales", dice Kilee. "Quiero hacer todo lo posible para que otros niños reciban el mismo nivel de atención que yo".

Para obtener más información acerca de la historia de Kilee, visite kileegivesback.org.

Desde los años 1960, los Hospitales Shriners para Niños han sido un líder global en tratamiento de quemaduras pediátricas, ofreciendo atención intensiva, quirúrgica y de rehabilitación para quemaduras en niños, independientemente de la capacidad de pago de las familias.