En los Hospitales Shriners para Niños, la salud y la seguridad de los pacientes, familiares, voluntarios y personal es nuestra máxima prioridad. Debido al avance de la situación causada por la COVID-19, estamos haciendo un seguimiento riguroso de las actualizaciones enviadas por los departamentos de salud locales y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), y estamos respetando sus recomendaciones al pie de la letra.

Si su hijo/a tiene una cita próximamente, comuníquese con el Hospital Shriners para Niños correspondiente.

Información para visitantes de Hospitales Shriners para Niños - Greenville.

Saltar a navegación

Adolfo

Adolfo

Adolfo

"Mis pies lucían casi como pelotas. Eran curvos en la parte inferior y tenía que hacer equilibrio a los costados de mis pies para poder caminar", describe Adolfo. El joven de quince años lo ha superado y actualmente mira con alegría sus pies perfectamente formados. Y exclama: "¡Es difícil de creer! Me hace tan feliz. Los médicos del Hospital Shriners de Greenville hicieron todo lo que pudieron para arreglar mis pies. Ahora puedo jugar al fútbol".

Adolfo vino por primera vez a los Hospitales Shriners para Niños - Greenville con dolor extremo y dificultad para caminar; esperaba que los médicos le dijeran que deberían amputar sus dos pies. Adolfo afirma: "Me sorprendió cuando el Dr. Mendelow entró y dijo que creía que podía repararlos". Luego de usar durante varias semanas una serie de yesos para el estiramiento para ayudar al pie a lograr una mejor posición, Adolfo se sometió a una cirugía en su pie derecho. El cirujano ortopédico del Hospital Shriners de Greenville, Michael Mendelow, M.D., reconstruyó el pie de Adolfo realineando los huesos a fin de volver a formar el pie y realizó múltiples transferencias de tendones para volver a equilibrar los músculos.

Poco después de curar el pie derecho, se aplicó el mismo tratamiento al pie izquierdo. A tan solo seis meses de su segunda cirugía Adolfo afirma: "El Dr. Mendelow es un doctor y cirujano maravilloso. ¡Hizo todo lo que pudo para reparar mis pies y logró dejarlos derechos! Ahora puedo correr y hacer lo que quiera. Mis pies me sostienen y no me duelen. Es todo lo que siempre he querido".

Observe a Adolfo antes y después del tratamiento.

Conozca a algunos de nuestros otros pacientes especiales.