En los Hospitales Shriners para Niños, la salud y la seguridad de los pacientes, familiares, voluntarios y personal es nuestra máxima prioridad. Debido al avance de la situación causada por la COVID-19, estamos haciendo un seguimiento riguroso de las actualizaciones enviadas por los departamentos de salud locales y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), y estamos respetando sus recomendaciones al pie de la letra.

Si su hijo/a tiene una cita próximamente, comuníquese con el Hospital Shriners para Niños correspondiente.

Información para visitantes de Hospitales Shriners para Niños - Greenville.

Saltar a navegación

Cyntell

Cyntell

Lo que más le dolía a Cyntell no era la curvatura espinal que presionaba sus pulmones. Era el acoso que recibía en la escuela. Cuando tenía 11, a Cyntell le diagnosticaron escoliosis, una curvatura de la columna. "Noté mientras se vestía una mañana que su espalda se estaba torciendo", dijo la mamá de Cyntell, Vonuya. Llevó a Cyntell a su pediatra, quien se preocupó bastante por la curvatura, y la derivó a los Hospitales Shriners para Niños de Greenville para que reciba tratamiento.

Cuando el cirujano ortopédico Michael Mendelow, M.D., evaluó a Cyntell, descubrió que su curva ya había progresado a un grado peligroso: 103 grados. De hecho, su columna ya estaba tan curva que la función respiratoria estaba restringida. Dr. Mendelow dice: "sin cirugía para enderezar y fusionar la columna, la columna de Cyntell hubiera seguido torciéndose cada vez más, y causado restricciones progresivas en la función de los pulmones, así como más cambios en la forma del cuerpo, la apariencia física y la imagen de sí misma".

Cuando a Cyntell la derivaron al Hospital Shriners de Greenville, no solo los padres notaban la deformidad en su espalda, la joroba en su lado derecho también era obvia para sus compañeros de escuela. "Me acosaban mucho. Saqué de mi mente todos los pensamientos positivos que tenía", dice Cyntell. Su madre recuerda: "el acoso escolar le quitó a mi hija toda la confianza. No quería hacer nada".

En el Hospital Shriners de Greenville el Dr. Mendelow realizó una cirugía exitosa que le cambió la vida, para enderezar la columna de Cyntell, de 15 años. Con varillas, ganchos y tornillos, la curva de Cyntell fue enderezada a 42 grados. Después de la cirugía, físicamente, los hombros y las caderas de Cyntell estaban simétricos y la espalda, plana.

La cirugía marcó una gran diferencia no solo en la apariencia, sino también en su visión de la vida. Cyntell explica: "antes de mi cirugía, no tenía un escape para mis emociones. A través de mi recuperación, descubrí todo un nuevo costado de mí misma. Descubrí que me gusta escribir poesía, la música y cantar". Con la confianza que reencontró, cuando Cyntell regresó a la escuela, descubrió que muchos otros niños en la escuela tenían escoliosis, pero lo ocultaban para evitar el acoso escolar. "Cyntell comenzó a contar su historia a otros niños. Explicó por lo que atravesó y los niños comenzaron a tratarla como una celebridad. Ahora está entre las mejores", dice su mamá.

Con preparación, elocuencia y confianza, Cyntell resume su experiencia diciendo: "los Hospitales Shriners para Niños de Greenville y el Dr. Mendelow realmente cambiaron mi vida". En el hospital conocí a otros niños con el mismo problema, me curé y recuperé mi confianza". El Hospital Shriners de Greenville es tan diferente de cualquiera que se pueda imaginar. Te reciben con los brazos abiertos. Uno se siente seguro. Este hospital brinda amor".

Conozca a algunos de nuestros otros pacientes especiales.