En los Hospitales Shriners para Niños, la salud y la seguridad de los pacientes, familiares, voluntarios y personal es nuestra máxima prioridad. Debido al avance de la situación causada por la COVID-19, estamos haciendo un seguimiento riguroso de las actualizaciones enviadas por los departamentos de salud locales y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), y estamos respetando sus recomendaciones al pie de la letra.

Si su hijo/a tiene una cita próximamente, comuníquese con el Hospital Shriners para Niños correspondiente.

Información para visitantes de Hospitales Shriners para Niños - Greenville.

Saltar a navegación

Jonathon

Jonathon

A horas después de que Jonathon naciera, un pediatra informó a su familia que nunca caminaría por su pie equino varo.

"Le pedí al médico que se fuera de inmediato", recuerda Krystle, la mamá de Jonathon. "Ya sabía que iba a llevar a mi bebé al Hospital Shriners de Greenville. Ahora con 2 años, mi hijo no solo camina, sino que también corre y hasta anda en bicicleta".

El pie equino varo es uno de los defectos de nacimiento que se presenta en las extremidades inferiores. Se caracteriza por el pie torcido o invertido hacia un lado.

Cuando tenía 3 semanas, Jonathon tuvo su primera cita en los Hospitales Shriners Hospitals para Niños de Greenville, donde recibió su primer set de yesos.

"Ingresó un caballero con un gorro quirúrgico del Ejército de EE. UU. y se presentó como Dr. Gibson", explica Krystle. "Casi no sabía que debió haberse presentado como un ángel. Comenzó a explicar el proceso de yesos para corregir el pie equino varo".

Los médicos de los Hospitales Shriners para Niños de Greenville se capacitaron en el tratamiento no quirúrgico del pie equino varo denominado método de Ponseti. El método incluye masajes suaves y maniobras del pie para estirar la tensión o las estructuras acortadas lentamente hasta alcanzar una buena posición. Un yeso largo para piernas mantiene el pie en su lugar durante una semana. En este período los músculos y ligamentos se estiran lo suficiente como para corregir un poco más la posición del pie. Se quita el yeso y se vuelve a masajear o estirar el pie para moverlo a una posición más correcta. Luego se vuelve aplicar yeso.

Después de cuatro semanas de yeso, Jonathon tuvo una mínima intervención quirúrgica para alargar el tendón de Aquiles. Se le dejó un juego final de yesos por tres semanas.

El próximo paso en el tratamiento de Jonathon era usar constantemente una férula de Denis Browne por tres meses y luego solo de noche hasta que cumpla 4 años. Desafortunadamente, Jon no puedo usar la férula porque eran incómodos y siempre se los sacaba. 

"Poco después de cumplir 1, Jon caminó por primera vez", dijo Krystle. "Sin embargo, cuando esta descalzo, todavía caminaba sobre un costado de los pies. Los rayos X revelaron que había más deformaciones en los pies, y Dr. Gibson me dijo que una cirugía le permitiría a Jon caminar 100 porciento normal".

Unas semanas después, a Jonathon le hicieron cirugía en ambos pies y le colocaron yeso.

"Lloré cuando le quitaban el yeso", recuerda Krystle. "Nunca pensé que vería los pies de mi hijo tan derechos".

Krystle está muy agradecida por la experiencia en el Hospital Shriners de Greenville.

"Cuando la gente me pregunta sobre mi experiencia, solo sonrío con lágrimas en mis ojos y digo: 'nunca lo entenderás salvo que pases por lo mismo'", dice Krystle. "Cuando las enfermeras, los médicos y los voluntarios se ocupan de uno y de su familia, te hacen sentir como si fueran los únicos que importaran. Aquí es el paraíso. Todos son ángeles enviados para ayudar a estos niños que más los necesitan".

Conozca a algunos de nuestros otros pacientes especiales.