En los Hospitales Shriners para Niños, la salud y la seguridad de los pacientes, familiares, voluntarios y personal es nuestra máxima prioridad. Debido al avance de la situación causada por la COVID-19, estamos haciendo un seguimiento riguroso de las actualizaciones enviadas por los departamentos de salud locales y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), y estamos respetando sus recomendaciones al pie de la letra.

Si su hijo/a tiene una cita próximamente, comuníquese con el Hospital Shriners para Niños correspondiente.

Información para visitantes de Hospitales Shriners para Niños - Greenville.

Saltar a navegación

Kingston

Kingston

Cada hito del desarrollo que los niños alcanzan es un evento significativo en su vida, así como en la vida de sus padres. La primer sonrisa, las primeras palabras y el primer paso son algunos ejemplos de esos logros festejados. A medida que Kingston alcanzaba la edad de lograr esos hitos, su madre y padre esperaban. "Esperábamos que Kingston empezara a caminar", dice la mamá de Kingston, Amanda. "No sabíamos que no lo haría. Pensábamos que estaba demorado. Incluso le había comprado un sello del primer paso del bebé para marcar su huella cuando llegara el día. El día nunca llegó y dejamos atrás el hito para recordar".

A los 6 meses, Kingston dejó de crecer. Después de una enfermedad y hospitalización, Kingston comenzó a perder hitos del desarrollo que ya había logrado, como ponerse de pie y empujar muebles. En busca de respuestas, Amanda llevó a su hijo a los Hospitales Shriners para Niños - Greenville. Un diagnóstico fue inconcluso hasta que la prueba genética confirmó que Kingston tenía atrofia muscular espinal (AME). La atrofia muscular espinal es una enfermedad genética que afecta las células nerviosas, también conocidas como neuronas motoras en la médula espinal. Las neuronas motoras se comunican con los músculos voluntarios, como los que están presentes en brazos y piernas, y permiten a estar partes del cuerpo tener control. Las neuronas motoras inferiores de la médula espinal se deterioran y, con el tiempo, dejan de funcionar. La AME puede afectar la capacidad del niño para caminar, gatear, respirar, tragar y controlar su cabeza y cuello.

Si bien no hay cura para la atrofia muscular espinal, los Hospitales Shriners para Niños se enfocan en el tratamiento para controlar el dolor y mejorar la calidad de vida del niño. Con AME, una vez que empieza la degeneración, no se advierten más hitos o desarrollo de fuerza. "Cuando llegamos a los Hospitales Shriners para Niños - Greenville, les dijimos a los médicos que queríamos ver a nuestro hijo caminar", dice Amanda. "Nos miraron y dijeron: 'no importa cuál sea el diagnóstico o la enfermedad, aquí en el Hospital It Shriners de Greenville no aceptamos un no como respuesta. Haremos todo lo posible para que su hijo camine'. Su determinación para ayudar a nuestro hijo me dio esperanzas".

Después de un año y medio de fisioterapia intensa dos veces por semana, ese día llegó. Amanda describe "casi nos habíamos dado por vencidos en la idea de ver a Kingston lograr el hito de caminar. Pero un día, con una enorme sonrisa en su rostro, mi hombrecito salió de la sesión de fisioterapia del Hospital Shriners de Greenville desplazándose en su caminador. Aunque tenía un sistema de apoyo y no caminaba solito, yo estaba eufórica. Podrán imaginarse cómo me sentí cuando salió en su caminador manual sin ninguna ayuda. La sonrisa en su rostro valía por millones de sonrisas".

Con casi 4 años, Kingston ahora se está esforzando junto a su fisioterapeuta para caminar usando solo sus muletas como apoyo. "Estamos tan orgullosos de él y siento que la atención que recibe en los Hospitales Shriners Hospitals para Niños de Greenville está entre las mejores del mundo. Estamos tan agradecidos. Según su enfermedad, caminar con muletas es imposible, pero según el Hospital Shriners de Greenville no se darán por vencidos, y no lo hacen". ¡Kingston ahora puede caminar 125 pies! Amanda dice: "las personas dicen que es una locura hacer un viaje de cuatro horas por una hora de terapia dos veces por semana. Me causa gracia la idea de no conducir hasta el Hospital Shriners de Greenville. Somos los afortunados por tener esta oportunidad. Es una oportunidad única. Para nosotros, es como si hubiéramos ganado la lotería. Los fisioterapeutas en los Hospitales Shriners para Niños de Greenville nos están dando esperanzas y logros de hitos".

Mirar la historia de Kingston aquí.

Conozca a algunos de nuestros otros pacientes especiales.