En los Hospitales Shriners para Niños, la salud y la seguridad de los pacientes, familiares, voluntarios y personal es nuestra máxima prioridad. Debido al avance de la situación causada por la COVID-19, estamos haciendo un seguimiento riguroso de las actualizaciones enviadas por los departamentos de salud locales y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), y estamos respetando sus recomendaciones al pie de la letra.

Si su hijo/a tiene una cita próximamente, comuníquese con el Hospital Shriners para Niños correspondiente.

Información para visitantes de Hospitales Shriners para Niños - Greenville.

Saltar a navegación

Faith

Faith

Como resultado directo de la clínica del tono, los Hospitales Shriners para Niños de Greenville comenzaron los ensayos de bomba de baclofeno. Baclofeno es un medicamento que cuando se inyecta por vía intratecal, causa disminución en el tono muscular.

El equipo de la clínica para el manejo del tono quería ver si el baclofeno podría beneficiar a pacientes atendidos con espasticidad severa.

"Quería ver si el baclofeno podía reducir suficiente el tono del paciente, para no solo aumentar su calidad de vida, sino también alivianar la carga de la atención en los padres", dice Lisa Wagner, MHS, OTR/L.

Durante el ensayo, el neurólogo pediátrico E. Christopher Troupe, M.D., inserta un pequeño catéter en la columna vertebral del paciente e inyecta una dosis de baclofeno. Después de que el baclofeno hace efecto, los fisioterapeutas y terapeutas ocupacionales evalúan cuánto tono muscular se vio afectado por la medicina, hablan con el paciente y la familia para ver cómo se sienten con la diferencia y luego dicen si piensan que una bomba permanente sería un método efectivo de tratamiento, o no.

Faith, de doce años, fue una de las primeras pacientes tratadas con un ensayo de baclofeno en la clínica de manejo del tono en los Hospitales Shriners de Greenville. La mamá de Faith, Bessie, dijo que antes del ensayo de bomba de baclofeno los músculos de su hija estaban extremadamente tensos, lo que hacía que comer y levantar objetos fuera difícil y doloroso.

Bessie dijo que tan pronto como se administró el baclofeno, pudo ver inmediatamente los músculos relajarse. Como el ensayo fue un éxito, a Faith le colocaron una bomba permanente.

"Después del tratamiento, la capacidad de Faith de agarrar, alcanzar y levantar objetos aumentó significativamente y pudo ser más independiente", recuerda Bessie. "Honestamente no sé como hubiera estado sin ella. No sé qué hubiéramos hecho sin la atención que recibimos en los Hospitales Shriners para Niños de Greenville. Nunca hubo un momento en que haya estado insatisfecha con la atención, y somos bendecidos por haber sido parte de la clínica de manejo del tono".

Conozca a algunos de nuestros otros pacientes especiales.