En los Hospitales Shriners para Niños, la salud y la seguridad de los pacientes, familiares, voluntarios y personal es nuestra máxima prioridad. Debido al avance de la situación causada por la COVID-19, estamos haciendo un seguimiento riguroso de las actualizaciones enviadas por los departamentos de salud locales y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), y estamos respetando sus recomendaciones al pie de la letra.

Si su hijo/a tiene una cita próximamente, comuníquese con el Hospital Shriners para Niños correspondiente.

Información para visitantes de Hospitales Shriners para Niños - Greenville.

Saltar a navegación

Enfermedad de Legg-Calvé-Perthes

Enfermedad de Legg-Calvé-Perthes

Descripción

La enfermedad de Legg-Calvé-Perthes (o Perthes) es un trastorno por el cual se interrumpe la irrigación sanguínea a la parte redondeada (cabeza femoral) de la articulación de la cadera. Hay muchas teorías sobre sus posibles causas, pero prácticamente se desconoce por qué se ve afectado el flujo de sangre hacia la cadera. La falta de irrigación sanguínea adecuada desencadena un proceso llamado "necrosis avascular", es decir, la muerte celular del tejido óseo.

Durante su evolución, la enfermedad de Perthes pasa por una serie de fases que se van desarrollando a lo largo de varios años. Con el paso del tiempo, la cabeza femoral (la parte en forma de "esfera" de la articulación esférica) comienza a romperse gradualmente. A la larga, se restablece la irrigación sanguínea hacia la cabeza femoral y el hueso empieza a regenerarse.

El tratamiento apunta a ayudar al hueso a adquirir nuevamente una forma más redondeada para que siga encajando bien en la cavidad de la articulación de la cadera. De esta manera, la cadera se moverá normalmente y se evitarán problemas en la zona en la edad adulta.

Síntomas

Los cambios en la manera de caminar o correr del niño son uno de los primeros signos de la enfermedad de Perthes. También puede cojear o sufrir limitaciones en la amplitud de movimientos. Otros síntomas comunes son:

  • Dolor en la ingle, la cadera, el muslo o la rodilla
  • Dolor que empeora con la actividad física y disminuye en reposo
  • Espasmos musculares dolorosos

Evaluación

  • El médico realizará un examen físico para evaluar la amplitud de movimientos del niño.
  • Para confirmar el diagnóstico de enfermedad de Perthes, es necesario hacer radiografías. Estas mostrarán el estado de la cabeza femoral y ayudarán al médico a identificar la fase de la enfermedad.

Tratamiento

Tratamiento no quirúrgico

  • El enfoque inicial puede ser la observación: el médico controlará la regeneración de la cabeza femoral.
  • Se prescriben fármacos antiinflamatorios, como ibuprofeno, para disminuir la inflamación.
  • Limitar la actividad ayudará a aliviar el dolor y proteger la cabeza femoral.
  • Puede indicarse terapia física para ayudar a recuperar la amplitud de movimientos.
  • A veces se utilizan yesos o aparatos ortopédicos para mantener la cabeza femoral y el acetábulo en su posición normal.
    • En algunos casos, el médico practica una tenotomía. Se recurre a esta opción cuando la rigidez del músculo aductor largo de la ingle impide que la cadera rote para volver a la posición correcta. El objetivo es disminuir la rigidez antes de colocar el yeso.

Tratamiento quirúrgico

En ocasiones, se recomienda la cirugía para reposicionar en forma adecuada los huesos de la cadera y mantener la cabeza femoral dentro del acetábulo durante el proceso de regeneración. La operación más común para tratar la enfermedad de Perthes es la osteotomía. En este tipo de procedimiento, se vuelve a colocar en su lugar la cadera quirúrgicamente para que la cabeza femoral quede bien firme dentro del acetábulo. Esta corrección se asegura con tornillos y placas, que se quitan cuando finaliza la etapa de curación de la enfermedad.