En los Hospitales Shriners para Niños, la salud y la seguridad de los pacientes, familiares, voluntarios y personal es nuestra máxima prioridad. Debido al avance de la situación causada por la COVID-19, estamos haciendo un seguimiento riguroso de las actualizaciones enviadas por los departamentos de salud locales y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), y estamos respetando sus recomendaciones al pie de la letra.

Si su hijo/a tiene una cita próximamente, comuníquese con el Hospital Shriners para Niños correspondiente.

Información para visitantes de Hospitales Shriners para Niños - Greenville.

Saltar a navegación

Columna vertebral, cadera, parálisis cerebral y deficiencia de las extremidades entre los casos "tratados con mayor frecuencia"

Columna vertebral, cadera, parálisis cerebral y deficiencia de las extremidades entre los casos "tratados con mayor frecuencia"

En los Hospitales Shriners para Niños de Greenville, un centro líder en atención ortopédica para niños, nos especializamos en el diagnóstico y tratamiento de una amplia variedad de enfermedades que afectan los huesos, las articulaciones y los músculos. Todos los pacientes reciben acceso inmediato a décadas de experiencia de un equipo multidisciplinario que pone en práctica tratamientos de probada eficacia, los procedimientos más novedosos y tecnología de avanzada para lograr los mejores resultados.

Aunque el mayor equipo de cirujanos ortopédicos pediátricos en las Carolinas reúne más de 150 años de experiencia en el tratamiento de 85 afecciones, cuatro se tratan con mayor frecuencia: problemas de columna vertebral, parálisis cerebral, deficiencia de las extremidades y trastornos de cadera.

Columna vertebral

Especialización en el tratamiento de trastornos de la columna vertebral en niños y adolescentes

En los Hospitales Shriners para Niños de Greenville, se realizan más de 100 operaciones de columna vertebral y se colocan aproximadamente yesos de 200 Mehta cada año. La mayoría de estas intervenciones están relacionadas con el tratamiento de la escoliosis. Al igual que con otros procedimientos complejos, los hospitales donde se realizan estos tipos de operaciones con esta frecuencia ofrecen ventajas en términos de calidad y seguridad.

Nos especializamos en la atención de la escoliosis infantil, juvenil y adolescente. Nuestro objetivo es corregir la curva y, al mismo tiempo, facilitar un crecimiento óptimo del tórax y la columna vertebral. Esto permite el mejor desarrollo de la función pulmonar, algo necesario para gozar de salud en la adultez.

Opciones de tratamiento:

  1. Observación
  2. Corsé/Yeso
  3. Terapia física
  4. Tracción con halo
  5. Cirugía

Si la curva continúa avanzando mientras se aplican todos los enfoques conservadores, es posible que sea necesario recurrir a la cirugía. Si el cirujano recomienda una operación, hay varias opciones para tener en cuenta.

Fusión vertebral posterior

  • Para pacientes que están cerca o que han alcanzado la madurez ósea, puede considerarse una fusión vertebral.
  • Las vértebras de la columna se unen, o se fusionan, con un injerto óseo.
  • Se realiza la fijación a la columna y se colocan varillas para mantener la alineación mientras los huesos se consolidan en una mejor posición.

Técnicas que se adaptan al crecimiento

  • Cuando ponemos mayor énfasis en la función pulmonar, las técnicas que se adaptan al crecimiento le permiten al médico maximizar el crecimiento del tórax y los pulmones.
  • Para los niños que no están tan cerca de la madurez ósea, pueden recomendarse varillas de crecimiento, grapas o anclajes.
  • En algunos casos, el cirujano puede recomendar el sistema de tracción y corsé vertebral con control de expansión magnético (MAGEC). Una vez que las varillas están fusionadas a la columna, esta tecnología permite que nuestros médicos alarguen la columna vertebral mediante dos varillas telescópicas magnéticas. Las varillas MAGEC pueden minimizar la cantidad de operaciones necesarias durante el tratamiento.

Parálisis cerebral

El programa de parálisis cerebral satisface las necesidades de un gran porcentaje de la población de pacientes del hospital

Entre los 5 y 7 años de edad, queda claro cuáles niños caminarán y cuáles necesitarán una silla de ruedas para moverse.

Para los pacientes que caminan:

  • El patrón de marcha a menudo se ve interrumpido por la espasticidad y contractura de los músculos, la mala alineación del esqueleto y déficits de equilibrio y control motor.
  • Las decisiones clínicas se toman teniendo en cuenta el uso del análisis cuantitativo de la marcha, que se realiza en nuestro centro de análisis del movimiento.

Para los pacientes que no caminan:

  • Contamos con un equipo de especialistas en asiento que desarrolla un plan personalizado para un sistema de asiento.
  • Este equipo de asientos también evaluará los sistemas de asientos existentes y recomendarán las modificaciones que serán necesarias a medida que el niño vaya creciendo.

En el caso de los pacientes que pueden deambular, las intervenciones quirúrgicas se centran principalmente en las extremidades superiores e inferiores.

Las operaciones pueden realizarse:

  • En la cadera, rodilla y tobillo para mejorar la amplitud de movimiento y la posición de estas articulaciones.
  • Para corregir la alineación del pie y el tobillo a fin de facilitar el uso de calzado y aparatos ortopédicos.
  • En las extremidades inferiores para corregir problemas comunes de la marcha, como caminar con los pies hacia afuera o hacia adentro.
  • En las extremidades superiores para promover la higiene y mejorar el funcionamiento.

Para los pacientes que no deambulan, las intervenciones quirúrgicas se centran en la cadera, en las extremidades superiores e inferiores, y en la columna vertebral.

Las operaciones pueden realizarse:

  • En la cadera para impedir la aparición de dislocaciones dolorosas.
  • Para corregir la alineación del pie y el tobillo a fin de facilitar el uso de calzado y aparatos ortopédicos.
  • Para corregir la escoliosis y mejorar el equilibrio en posición sentada o para mejorar el funcionamiento del corazón y los pulmones.
  • En las extremidades superiores para promover la higiene y mejorar el funcionamiento.

Deficiencia de las extremidades

Cincuenta años de experiencia respaldan una clínica multidisciplinaria para tratar la deficiencia de las extremidades

Cirujano ortopédico pediátrico
Asistente de médico
Prótesis
Técnico en prótesis
Coordinador de atención
Terapeuta ocupacional
Fisioterapeuta
Genetista

  • Los innovadores protocolos de tratamiento ortopédico y quirúrgico que se han desarrollado en el Hospital Shriners de Greenville han dado como resultado numerosas publicaciones en la bibliografía científica.
  • La población de pacientes del hospital brinda la oportunidad para que los niños y sus familias se reúnan e interactúen con personas que enfrentan desafíos similares.
  • Un niño en desarrollo requiere la fabricación de nuevas prótesis cada 12 a 18 meses. Nuestro departamento interno de prótesis y ortopedia está integrado por especialistas certificados que trabajan exclusivamente con niños.
  • Nuestra atención aborda las necesidades físicas y psicológicas de los niños con deficiencias de las extremidades tanto congénitas como adquiridas.

Conservación de la cadera

El programa de conservación de la cadera se especializa en lesiones congénitas, deportivas y del desarrollo, así como afecciones postraumáticas

Algunas de estas afecciones son:

  • Displasia del desarrollo de la cadera (DDH)
  • Trastornos de la cadera por parálisis cerebral
  • Enfermedad de Legg-Calvé-Perthes
  • Cadera en resorte
  • Displasia de cadera del adolescente
  • Pinzamiento femoroacetabular (PFA) y desgarros del labro
  • Epífisis femoral capital deslizada (SCFE)
  • Lesiones de la cadera relacionadas con actividades deportivas

Tras agotas todos los enfoques conservadores para el tratamiento, puede recomendarse la cirugía. A continuación, presentamos un panorama de las intervenciones quirúrgicas que ofrecemos.

Displasia del desarrollo de la cadera (DDH)

  • Entre los 6 meses y los 9 años de edad.
    • Si una reducción cerrada no logra el resultado esperado, será necesaria una reducción abierta para eliminar el tejido blando que impide que la cabeza femoral permanezca en el acetábulo.
    • Después de los 2 años de edad, por lo general se requiere una reducción abierta.
  • DDH en adolescentes.
    • Si se recomienda la cirugía, con frecuencia se sugiere una osteotomía periacetabular de Ganz para mejorar y conservar la articulación de la cadera.

Epífisis femoral capital deslizada (SCFE)

  • La fijación in situ es el procedimiento más común para los pacientes con SCFE estable o leve.
  • Se requerirá una reducción abierta para los pacientes con SCFE inestable.

Pinzamiento femoroacetabular (PFA) y desgarros del labro

  • Se prefiere la cirugía artroscópica para reparar cualquier daño al cartílago y hacer ajustes en el acetábulo y en la cabeza femoral.
  • Algunos casos graves pueden requerir una operación abierta.

Enfermedad de Legg-Calvé-Perthes

  • Puede recomendarse una osteotomía para restablecer la alineación correcta de los huesos de la cadera y mantener la cabeza femoral dentro del acetábulo.