Saltar a navegación

Labio leporino y paladar hendido

Labio leporino y paladar hendido

En Estados Unidos, los casos de labio leporino se manifiestan en aproximadamente uno de cada 600 nacimientos y se consideran como uno de los defectos de nacimiento más comunes tratados por cirujanos plásticos pediátricos. El labio leporino y el paladar hendido son afecciones complejas que no solo afectan la apariencia del niño y su autoestima, sino también la capacidad del niño de respirar, hablar, oír y comer de manera apropiada. Por esta razón, el tratamiento implica la cooperación cercana de un grupo de especialistas médicos y odontológicos.

Enfoque de colaboración para la atención

Nuestro equipo enfatiza la atención centrada en la familia. Los pacientes y familiares son considerados miembros del equipo y se los invita a participar activamente en la toma de decisiones y la planificación del tratamiento. En el contexto del tratamiento que ofrece nuestro equipo de labio leporino/afecciones craneofacilaes del Centro Médico Shriners para Niños - Pasadena se abordan problemas relacionados con la autoestima, dificultades auditivas, del habla, de aprendizaje y dificultades con la apariencia. Nuestro objetivo es fomentar y maximizar el desarrollo social, físico y psicológico de nuestros pacientes.

La cita del niño con el equipo de especialistas en labio leporino/craneofacial dura todo el día, con un total de casi 12 contactos con profesionales durante ese periodo. Las familias deben prepararse para pasar todo el día con nosotros para la cita con el equipo. Después de cada cita con el equipo, se realizará un informe multidisciplinario en conjunto que podrá ser revisado por otros profesionales de atención de la salud que provean tratamiento a su hijo.

Especialistas involucrados

No existen dos casos iguales de labio leporino. Un equipo de profesionales evaluará a cada niño y coordinará su tratamiento. Según el tipo y la gravedad del problema, un niño puede necesitar de la ayuda de una serie de especialistas, que incluye:

  • Audiólogos
  • Genetistas
  • Enfermeras y enfermeros profesionales
  • Ortodoncistas
  • Cirujanos de nariz, garganta y oído
  • Pediatras
  • Odontopediatras
  • Cirujanos plásticos pediátricos
  • Prostodoncistas
  • Psicólogos
  • Patólogos del habla y el lenguaje
  • Trabajadores sociales
  • Coordinadores de atención RN

Infancia

El cirujano plástico repara el labio leporino poco después del nacimiento, por lo general entre los 2 y los 3 meses de edad. Repara el paladar hendido a los 12 meses de edad, antes de que el niño pronuncie sus primeras palabras. Muchos niños con labio leporino desarrollan problemas de audición debido a las infecciones crónicas de oído. Si no se trata, puede producir problemas en el lenguaje y el habla. Los audiólogos y otorrinolaringólogos evalúan los oídos de los niños. Al momento de la reparación del labio leporino, se pueden colocar tubos en los oídos de los niños para ayudar a tratar las infecciones y maximizar la sensibilidad auditiva. Además, a muchos niños pequeños se les reparan las encías con un injerto de hueso, según las circunstancias del caso, por lo general al poco tiempo de haberles reparado los labios y antes de repararles el paladar hendido.

Niñez

Un patólogo del habla y el lenguaje evalúa de manera rutinaria el desarrollo del habla de cada niño. Si se requiere tratamiento, el patólogo del habla trabaja con los padres, el niño y con el patólogo del habla local. En ocasiones se necesitan realizar cirugías adicionales cuando la terapia del habla no alcanza para mejorar la capacidad del niño de hablar normalmente.

La cirugía implica mejorar la función del paladar y de la faringe (garganta), por donde se dirige el aire necesario para producir el sonido. Antes de que el niño comience la escuela, cualquier malformación residual significativa que involucre al labio y a la nariz se corrigen quirúrgicamente para ayudar a minimizar los efectos psicológicos que pudiera producir la malformación facial. Los servicios pediátricos dentales y de ortodoncia comienzan a tener mayor importancia en el desarrollo de los dientes durante la última etapa de la niñez. Por lo general, a esta edad se realiza una cirugía para corregir la hendidura residual en el arco dental.

Adolescencia

Si bien la mayoría de niños con labio leporino necesitarán frenos (ortodoncia), una cantidad más reducida de niños requerirá cirugía ortognática (mandíbula). En estos niños, el crecimiento de la mandíbula superior permanece debajo de la mandíbula inferior y la cara desarrolla una apariencia hendida a medida que el niño se desarrolla hacia la adolescencia. La cirugía requiere el reposicionamiento de las mandíbulas para mejorar la mordida y la apariencia del niño. El cirujano plástico planifica cuidadosamente la cirugía con los especialistas odontológicos (dentista, ortodoncista y prostodoncista) para lograr los mejores resultados. Una vez que los huesos faciales mantienen una alineación correcta, se completa la última cirugía de nariz y labios.

Consideraciones

  • No existe la posibilidad de que una sola cirugía corrija por completo los problemas médicos de su hijo.
  • La reconstrucción quirúrgica de los labios, la nariz, las encías y el paladar se deben sincronizar con el desarrollo del niño.
  • La necesidad de correcciones futuras depende de cómo se desarrolle la cara de su hijo. Con el tiempo, es posible que se necesiten más cirugías para modificar los cambios que ocurran con el crecimiento.
  • La manera en que se cierra una cicatriz depende de distintos factores:
    • Gravedad de la malformación facial
    • Tipo de cirugía que se realizó para la reparación
    • Atención prestada después de la cirugía
    • Capacidad de curación
    • No se puede obtener una simetría perfecta y es importante recordar que no existen individuos que tengan una simetría exacta tipo espejo.
    • Los niños necesitarán servicios dentales y de ortodoncia, además de foniatría. Cada una de las especialidades juega un papel importante durante las distintas etapas de crecimiento del niño.
    • Los niños con labio leporino necesitarán seguimiento desde la infancia hasta la adolescencia
  • El Centro Médico Shriners para Niños acepta pacientes con las afecciones que tratamos, más allá de la capacidad de sus familias de costear los tratamientos.

El equipo médico

William Magee, M.D., D.D.S., director de cirugía plástica
Andre Panossian, M.D., FACS, FAAP