Saltar a navegación

Lo que buscamos

noticias Noticias Martes, 13 de agosto de 2019 Martes, 13 de agosto de 2019 1:10 PM - Martes, 13 de agosto de 2019 1:10 PM

Conozca a la intrépida Michaela

Paciente Embajadora del Centro Médico Shriners para Niños

Conozca a la intrépida Michaela

Ella es Michaela, una niña de 8 años divertida, cariñosa y activa que ha superado numerosos desafíos a muy temprana edad. Antes de que Michaela naciera, a Mayra, su mamá, le dijeron que su hija iba a nacer con el síndrome de regresión caudal. El síndrome de regresión caudal es un trastorno congénito que consiste en un desarrollo fetal anormal de la parte inferior de la columna vertebral. Por fortuna, después de que Michaela nació, el médico concluyó que no tenía el síndrome de regresión caudal. Sin embargo, nació con otras anomalías congénitas que requirieron cirugía.

Michaela se sometió a una operación en el Centro Médico Shriners para Niños (anteriormente los Hospitales Shriners para Niños de Los Angeles) a los 6 meses de vida para tratar una dislocación de cadera, tras lo cual debió usar un yeso corporal durante seis meses. Antes de tener displasia de cadera, también nació con una anomalía en las extremidades inferiores que requirió la amputación de la pierna izquierda por encima de la rodilla. A los 18 meses, le realizaron otra operación en los Hospitales Shriners para Niños de Los Angeles. Después de algunas cirugías, sesiones intensivas de terapia y mucho apoyo de su familia, Michaela ha superado numerosos desafíos.

Una y otra vez, ha demostrado tener la capacidad de luchar contra las adversidades. "Con cada desafío médico que ha superado, se ha vuelto más intrépida y decidida", cuenta Mayra. Michaela manifiesta la actitud de una persona que excede las expectativas y está decidida a superar todas las adversidades y lograr cualquier meta que se proponga. El hecho de que le hayan amputado la pierna no le impidió crecer y adquirir nuevas habilidades. Mediante colaboraciones con el Centro Médico Shriners para Niños y Angel City Games, Michaela se volvió hábil en gimnasia, actividades ecuestres, natación y atletismo. "Ha recibido atención de profesionales médicos del hospital Shriners desde que tenía unos 3 meses de vida, así que el personal de Shriners es como una familia para nosotros. Siempre ha sido agradable visitar el hospital Shriners. El personal convirtió todos nuestros momentos difíciles en algo positivo", dice Mayra. Michaela se siente orgullosa de ser paciente embajadora del Centro Médico Shriners para Niños y continúa demostrándole a todo el mundo, incluida ella misma, que todo es posible.