Saltar a navegación

Espina bífida

Espina bífida

La espina bífida es un trastorno común e incapacitante en el que el tubo neural embrionario no se cierra por completo. Los especialistas en rehabilitación y medicina física trabajan colaborativamente con los cirujanos ortopédicos, neurocirujanos y urólogos en los Hospitales Shriners para Niños en Northern California para ayudar a los niños con espina bífida a llevar una vida productiva y activa.

La atención por espina bífida incluye:

  • Diagnóstico y tratamiento quirúrgico del anclaje de la columna vertebral
  • Tratamiento de mielomeningocele, mielodisplasia, lipomeningocele
  • Tratamiento quirúrgico y no quirúrgico para lograr la continencia de intestinos y vejiga
  • Tratamiento ortopédico y quirúrgico de las deformidades ortopédicas (piernas y columna)

Enfoque de colaboración para la atención

Todos los pacientes se benefician de la experiencia de nuestro equipo de profesionales multidisciplinarios que tratan a los pacientes en mente, cuerpo y espíritu. El gerente de caso coordina la atención colaborativa. El equipo incluye:

  • Especialistas en rehabilitación y medicina física
  • Cirujanos ortopédicos
  • Neurocirujanos
  • Urólogo
  • Enfermeras
  • Terapeutas físicos
  • Ortopedas
  • Especialistas en vida infantil

La especialización, experiencia y entorno positivo de atención crea una sinergia que distingue el programa de espina bífida en los Hospitales Shriners para Niños.

Investigación

Diana Farmer, M.D., FACS, FRCS, jefe de cirugía pediátrica y directora de cirugía en UC Davis, estudia y repara defectos del tubo neural en el útero. Mientras tanto, los investigadores científicos en el Hospital Shriners de Northern California buscan la cura. Agregar la vitamina de ácido fólico a la dieta materna disminuye la frecuencia de la espina bífida, pero cómo lo hace el ácido fólico es un misterio. A través de observaciones microscópicas del desarrollo de la rana, los científicos en los Hospitales Shriners obtuvieron evidencia novel que el ácido fólico aumenta la capacidad de las células en ambos lados de la columna vertebral de fusionarse y evitar la espina bífida. Otro estudio investiga si una proteína que controla el desarrollo de los brazos, las piernas, el rostro y el cerebro podría estar involucrada en la etiología de la espina bífida.