Saltar a navegación

Adolescente recibe atención de quemaduras de primera

Adolescente recibe atención de quemaduras de primera

Abigail Fisk
Ciudad natal: Chippewa Falls, Wis. (anteriormente, Turlock, California)
Afección: Lesiones graves por quemaduras

Abby tenía 8 años de edad cuando tropezó y cayó de rodillas sobre brasas calientes mientras jugaba con su hermano en la granja de la familia en Turlock. El calor le derritió las sandalias Abby, y le provocó quemaduras de tercer grado en pies y tobillos. También sufrió quemaduras de segundo grado en manos.

Los médicos refirieron a Abby a los Hospitales Shiners para Niños - Northern California, donde pasó todo el mes de septiembre bajo el cuidado del Dr. David Greenhalgh y del equipo especializado en quemaduras. Su atención incluyó injertar piel de su espalda a sus pies y tobillos, terapia física y ocupacional, terapia del desarrollo infantil y apoyo psicológico y social. Durante su estadía en el hospital, Abby asistió a la escuela del Hospital Shriners Northern California para mantenerse al corriente con sus estudios.

"Recibí terapia ocupacional para aprender cómo usar mis manos nuevamente, y fisioterapia para aprender a caminar de nuevo", comentaba Abby, además dijo que su terapeuta de desarrollo infantil y su psicólogo la ayudaron en el proceso traumático y a aceptar sus nuevas circunstancias.

Abby sigue recibiendo atención actualmente en el Hospital Shriners Northern California en Sacramento. Aunque debido a una oportunidad de trabajo hizo que la familia se mudara a Wisconsin, Abby viaja a California para continuar con su atención médica con el equipo médico que cambió su vida.

"Desde que ocurrió lo del accidente, sé que tengo más compasión hacia las personas con discapacidades. Entiendo personalmente que las apariencias no lo son todo. Como una adolescente, puede ser difícil no ceder a las presiones de los compañeros y a las relacionadas con la belleza. Creo que mi experiencia me ha dado madurez para ver más allá de la superficie de la belleza", comenta Abby, quien ha convertido su experiencia personal en una oportunidad para ayudar a otros.

Abby corrió una carrera de 10 km para recaudar dinero para el Hospital Shriners Northern California Shriners y organizó un evento de pizzas para recaudar dinero en conjunto con el Súper Tazón 2014 que solicitó al periódico de Wisconsin, la ciudad de Abby, para que compartiera su historia. En la escuela participa activamente en un grupo de ayuda donde ofrece su apoyo a otros estudiantes que ha tenido experiencias traumáticas.

"Como padres estamos agradecidos por la ayuda recibida con el tema financiero y la posibilidad de poder concentrarnos en el aspecto emocional de la recuperación", señala Janine, la mamá de Abby. "Shriners (Hospitales para Niños) ha sido una inspiración para nuestra familia en conjunto para brindar nuestra retribución a otras personas".