En los Hospitales Shriners para Niños, la salud y la seguridad de los pacientes, familiares, voluntarios y personal es nuestra máxima prioridad. Debido al avance de la situación causada por la COVID-19, estamos haciendo un seguimiento riguroso de las actualizaciones enviadas por los departamentos de salud locales y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), y estamos respetando sus recomendaciones al pie de la letra.

Si su hijo/a tiene una cita próximamente, comuníquese con el Hospital Shriners para Niños correspondiente.

Qué esperar en los Hospitales Shriners para Niños de Salt Lake City.

Saltar a navegación

Preparar a su hijo

Preparar a su hijo

La hospitalización puede ser un momento estresante tanto para usted como para su hijo. Sus opiniones sobre la hospitalización pueden afectar las emociones y el comportamiento de su hijo, así que recuerde hablar de manera positiva cerca de su hijo cuando se refiera a la internación prevista en los Hospitales Shriners para Niños de Salt Lake City. La honestidad será importante para su hijo. Asegúrese de hacer todas las preguntas que tenga al médico de su hijo. Lo desconocido del entorno hospitalario puede ser atemorizante. Al ayudar a su hijo a prepararse, usted también puede convertir la experiencia en el hospital en algo positivo. Un especialista en desarrollo infantil estará disponible para ayudarle a su hijo a comprender acerca de su próxima visita.

Niños más pequeños

  • Lea historias o vea videos con su hijo sobre ir al hospital.
  • Anímelo a jugar al doctor. Permita que su hijo hable sobre lo que siente y lo que piensa.
  • Deje que su hijo tenga materiales de ayuda. Deje que su hijo elija algunos de sus artículos favoritos para traer al hospital.
  • Sepa qué reconforta a su hijo y comparta esos métodos con los miembros del personal que ayudarán a atender a su hijo.
  • Explique a los niños pequeños que la hospitalización no es un castigo, sino la posibilidad de ir a un lugar donde los niños se curan.

Adolescentes 

  • Consiga que su hijo adolescente hable con alguien que haya vivido una hospitalización similar.
  • Anímelo a mantener contacto con familiares y amigos a través de visitas, llamadas telefónicas, email o correo.
  • Prepare materiales de apoyo para la estancia en el hospital de su hijo adolescente.
  • Recuérdele incluir artículos personales y especiales (fotos de amigos y familiares, música). Deje los objetos de valor en casa.

Hermanos 

Las hospitalización también puede ser estresante para los hermanos y hermanas en casa. Su rutina diaria puede verse alterada por la ausencia de uno de sus cuidadores. Los hermanos y hermanas pueden sufrir la sensación de aislamiento. Para aliviar la ansiedad posible recuerde:

  • Alentar a los hermanos a comprender la hospitalización.
  • Estimular el contacto entre los hermanos y el hijo hospitalizado.
  • Seguir siendo comprensivo con los hermanos que quedan en casa.
  • Intentar seguir con su rutina tanto como sea posible.
  • Si los hermanos no pueden visitar el hospital, ayudarlos a sentirse incluidos sugiriendo que preparen objetos decorativos para la habitación o tarjetas con deseos de recuperación. 

Cuando no hay tiempo para prepararse

La hospitalización puede ser repentina si su hijo sufrió una lesión. Tener poco tiempo, o nada de tiempo, para prepararse para la experiencia y no saber qué esperar puede ser abrumador. Los niños pueden sentir angustia por los eventos no planificados. Usted puede ayudar a su hijo durante este momento difícil. 

Sea honesto. Responda a las preguntas de su hijo de manera abierta y honesta, sea general y no haga promesas. Es apropiado ser sincero con su hijo cuando no sabe la respuesta a una pregunta. En estas ocasiones, le puede hacer saber a su hijo que consultará con el equipo del tratamiento para conseguir la información.

Sea comprensivo en todo momento. Usted es la fuente de consuelo y amor de su hijo.