Saltar a navegación
Pie equino varo

Atención de reconocimiento internacional de pie equino varo

Pie equino varo

El pie equino varo (talipes equinovarus) es una malformación congénita bastante común causada por tejidos acortados y tirantes (tendones) que conectan los músculos de la pierna con el pie. Esto afecta el posicionamiento de uno o ambos pies y, si no se trata, puede afectar la habilidad para caminar. El pie equino varo se diagnostica antes o en el momento del nacimiento y uno o ambos pies están girados hacia adentro y hacia abajo. Puede parecer que el pie se apoya sobre el lado con la planta orientada hacia el medio y los pies en general están tiesos y es muy difícil cambiarlos de esta posición.

Con la intervención y el tratamiento apropiados, el pie o los pies se pueden reposicionar a un estado casi normal, lo que brinda una libertad total para correr, saltar, practicar deportes y otras actividades habituales de los niños.

El pie equino varo ocurre aproximadamente en uno de 1,000 nacimientos, y a veces se puede detectar durante las pruebas prenatales de ultrasonido. El pie equino varo se puede tratar y raramente requiere una intervención quirúrgica. Muchos atletas famosos, como la campeona mundial de patín artístico y ganadora de la medalla de oro olímpica Kristi Yamaguchi y el mariscal de campo de la NFL Troy Aikman, tenían esta afección al nacer.

Los Hospitales Shriners para Niños se especializan en opciones de tratamiento respaldados por investigaciones diseñadas para ayudar a los niños con pie equino varo.

¿Cuáles son las causas del pie equino varo?

El pie equino varo no tiene una causa de origen clara, pero la afección puede estar relacionada con una combinación genética y factores ambientales. Tener una historia familiar de pie equino varo, una afección de salud subyacente o una afección neuromuscular también son factores de riesgo. El pie equino varo también se puede originar por la posición del bebé en el útero o por una disminución del líquido amniótico que rodea al bebé durante el embarazo. Sin embargo, muchos bebés que nacen con pie equino varo no están expuestos a ninguno de estos factores de riesgo.

Tipos de pie equino varo

El pie equino varo (idiopático) aislado, que es aparente al momento del nacimiento, es la forma más frecuente de pie equino varo. Se presenta en niños que no tienen otros problemas médicos.

El pie equino varo no aislado, por el otro lado, se presenta junto con otras afecciones genéticas o trastornos neuromusculares, tales como la artrogriposis o la espina bífida.

Independientemente del tipo o la causa, la manifestación del pie equino varo es prácticamente la misma. Con el plan de tratamiento y la atención especializada adecuados, la mayoría de los niños con esta afección pueden tener un pie funcional con diferencias de aspecto mínimas con el pie no afectado, o una forma típica.

Nuestros métodos de tratamiento y administración

El pie equino varo no mejora sin tratamiento. El tratamiento suele empezarse poco después del diagnóstico y tiene en cuenta la gravedad de la afección, la edad del niño y e historia clínica, y en algunos casos, la preferencia de tratamiento de la familia.

El objetivo del tratamiento es siempre el mismo - evitar el dolor y corregir la posición del pie. El resultado que se espera es un pie casi normal en cuanto a forma y posicionamiento, que se sienta cómodo en un calzado normal y que se mueva sin incomodidad. Esto se puede lograr con métodos quirúrgicos y no quirúrgicos.

Tratamiento no quirúrgico para pie equino varo

Los tratamientos no quirúrgicos incluyen:

  • Método Ponseti: esta es una técnica muy utilizada que resulta más efectiva cuando se comienza poco después del nacimiento, cuando los ligamentos, los tendones y las articulaciones son más flexibles.
    • Masajes y yeso: este método alterna entre masajes suaves de los pies para aflojar los segmentos tensos o cortos, y luego yeso por breves períodos para lograr la posición deseada. Esta alternancia permite que el pie encuentre gradualmente su alineación.
    • Tenotomía del tendón de Aquiles: en la mayoría de los casos (90%), los bebés requerirán una tenotomía del tendón de Aquiles después del período de masajes y yeso. Este procedimiento rápido libera la tensión y estira el tendón de Aquiles para que el pie pueda lograr una posición física correcta. Después del procedimiento, el niño deberá tener el pie enyesado durante varias semanas mientras se cura el tendón. Cuando se retire el yeso, el tendón habrá alcanzado la longitud adecuada, corrigiendo el pie equino varo.
    • Corsé: si bien el yeso y la tenotomía, cuando son necesarios, pueden corregir el pie equino varo, la afección puede reaparecer. Para asegurar que la corrección sea permanente, su hijo deberá usar un corsé (que a veces se conoce como "botas y férulas") durante varios años. Para que el uso de corsé sea exitoso, debe usarse según las instrucciones. Esto, por lo general, se traduce en 23 horas al día durante los primeros meses, luego solo durante las siestas y a la noche hasta una edad aproximada de 4 años. El soporte es una especie de bota alta con la parte de los dedos abierta y que se sostiene con una barra de metal.

Tratamiento quirúrgico para pie equino varo

El pie equino varo a menudo se corrige con técnicas no quirúrgicas, pero a veces no se puede corregir totalmente o la afección puede reaparecer. Es posible que las malformaciones más graves no respondan al estiramiento y, por lo tanto, pueden requerir una intervención quirúrgica. El procedimiento quirúrgico, por lo general, implica la liberación y el alargamiento de los tendones tensos del pie para alinear el pie y llevarlo a una posición más normal.

Las afecciones que se tratan y los tratamientos y servicios que se proporcionan pueden variar según el centro de atención. Comuníquese con el centro de atención de los Hospitales Shriners para Niños más cercano. Use la función de búsqueda por código postal que aparece a la derecha.

Pedir una cita

Aceptamos la mayoría de los proveedores de seguros principales; sin embargo, la cobertura de seguro no es un requisito para recibir atención. Cualquier niño menor de 18 años es elegible para recibir atención si su afección médica o necesidad médica está dentro del ámbito de los servicios del sistema de atención médica. Los Hospitales Shriners para Niños ofrecen asistencia financiera a quienes la necesitan.
800-237-5055

Busque un centro de atención cercano

etiqueta de ubicación con corazón

22 centros de atención en toda Norteamérica

Especialidades de los centros
  • Quemaduras
  • Afecciones cráneofaciales y labio leporino/paladar hendido
  • Neuromuscular
  • Ortopedia
  • Ortopedia y prótesis
  • Cirugía pediátrica
  • Lesión de la médula espinal
  • Fracturas y lesiones deportivas
  • Terapia y rehabilitación

Tener en cuenta: Los tratamientos y los servicios varían según el centro de atención. Comuníquese con el hospital más cercano para obtener información específica.

El poder de un abrazo en los Hospitales Shriners para Niños - Salt Lake City

El poder de un abrazo en los Hospitales Shriners para Niños - Salt Lake City

El pequeño Phoenix de once años no recuerda las cirugías, yesos en serie y corsés que transformaron sus...

Lea más