Vea los recursos y las actualizaciones sobre COVID-19.

Si su hijo/a tiene una cita próximamente, comuníquese con el Hospital Shriners para Niños correspondiente.

Saltar a navegación

Connor: Paciente Embajador Nacional 2020-2021

Connor: Paciente Embajador Nacional 2020-2021

Connor, 14 años, nació con labio leporino incompleto bilateral y con paladar hendido completo, que involucraba su paladar duro y el blando. Cuando era recién nacido, su condición era tan grave que no podía crear la succión necesaria para alimentarse. Cuando tenía 3 semanas, no podía ganar peso y estuvo a punto de ser internado en un hospital. Ahí fue cuando la familia de Connor conoció los Hospitales Shriners para Niños - Chicago.

Allí, su coordinador de atención RN le dio a su madre, Kelly, una jeringa especial que le permitía, por fin, alimentar a su bebé. Desde ese momento, Connor comenzó un plan de tratamiento exhaustivo que requiere cirugías e intervenciones hasta que tenga 21 años, para que algunas reparaciones se puedan realizar una vez que haya dejado de crecer.

La afección de Connor no solo afecta sus dientes y su capacidad de comer, también le afecta el habla, la audición y el bienestar social y emocional. Además, Connor tiene un trastorno del tejido conectivo que, eventualmente, dificultó que participara de deportes de contacto.

Aún así, su espíritu de que todo es posible y el apoyo de su familia lo han ayudado a encontrar varias maneras de llevar a cabo sus pasiones.  Connor es árbitro de béisbol juvenil, es mentor de educación física para otros niños con discapacidades de su escuela y es defensor del trabajo voluntario en la comunidad.  Pero por sobre todo, Connor es jugador de golf.  Tiene un cronograma de entrenamiento completo y espera poder llegar a ser profesional.  Y junto a su familia, Connor es parte de un gran evento local para recaudar fondos: un torneo de golf que, a lo largo de los años, ha recaudado más de $200,000 para los Hospitales Shriners para Niños.

"Quiero usar mi tiempo como Paciente Embajador Nacional para ayudar a otros niños", dijo Connor.  "Deseo que los niños sepan que, independientemente de su apariencia, su forma de caminar o sus diferencias con el resto, no deberían dejar que otros los hagan sentir mal.  Quiero ayudarlos a que se sientan cómodos y a gusto con ellos mismos y con sus diferencias.  Estoy contento de poder tener un impacto en las vidas de otros niños de Shriners y de generar conciencia acerca de nuestros increíbles hospitales".