Saltar a navegación

Atención, innovación, educación e investigación

noticia Noticias Miércoles, 27 de noviembre de 2019 Miércoles, 27 de noviembre de 2019 8:51 AM - Miércoles, 27 de noviembre de 2019 8:51 AM

De lesionado a MVP

Derick es un joven y talentoso atleta multideportivo que sufrió una lesión en el ligamento cruzado anterior (ACL) en septiembre de 2018, que puso fin a su actividad en la temporada. Lo evaluaron en los Hospitales Shriners para Niños de Erie poco después de la lesión. Tras las pruebas y la evaluación, se determinó que era necesario un procedimiento quirúrgico. Michael P. McClincy, M.D., realizó una reconstrucción del ligamento cruzado anterior en noviembre de 2018.

Dos semanas después de la intervención, Derick comenzó el camino de la fisioterapia, durante el cual participó en diversas actividades dos veces por semana. El objetivo final que se propuso Derick para participar en la fisioterapia era volver a practicar deportes a su nivel anterior.

A pesar del tiempo que duró la rehabilitación de Derick, la extensión de su lesión y el procedimiento quirúrgico, su motivación nunca cedió y él no se dio por vencido. En el mundo de un chico de 11 años, un año de rehabilitación puede parecer una eternidad. Sin embargo, Derick pasó incontables horas haciendo ejercicio, tanto en las sesiones de terapia como en casa, además de experimentar y procesar las miles de emociones asociadas con la pérdida de dos temporadas deportivas.

La primera prueba objetiva de la capacidad funcional de Derick se realizó en el centro de análisis del movimiento, empleando el equipo Biodex para evaluar la fuerza de la pierna. Esta prueba inicial se llevó a cabo seis meses después de la intervención quirúrgica. El Dr. McClincy revisó los resultados y, a partir de ellos, dio el visto bueno para que Derick obtuviera la primera gran victoria en su camino a la recuperación: volver a correr. Esto significaría un nuevo desafío para Derick, al correr en rectas y generar resistencia cardiovascular. Derick también recibió un dispositivo ortopédico para usar durante todas sus actividades deportivas.

Durante los meses siguientes, la rehabilitación de Derick se fue haciendo más intensa. Se dio inicio a actividades de mayor impacto, saltos y pliometría. Actividades que practicaba con ambos pies pasaron a ser con un pie solo. También participó en pruebas adicionales en el centro de análisis del movimiento. Los resultados de estas evaluaciones, en combinación con las pruebas de fuerza, finalmente permitirían que Derick volviera a practicar deportes.

La siguiente gran victoria de Derick tuvo lugar en su cita de seguimiento con el cirujano nueve meses después de la operación. El Dr. McClincy revisó los resultados de las pruebas de Derick y, aunque no eran perfectos, Derick recibió el alta para volver a jugar béisbol, un deporte con mínimo contacto y menos movimientos giratorios, algo que suele producir nuevas lesiones.

Esta victoria llegó justo a tiempo, porque Derick tenía planes de participar en un torneo de estrellas del béisbol esa semana. El regreso al béisbol de Derick fue todo un éxito. Lo nombraron el mejor jugador del equipo juvenil de béisbol y el mejor jugador de todo el torneo en su categoría de edad. Fue un gran honor para un joven que no había jugado en nueve meses. El trabajo arduo realmente da frutos.

En colaboración con los fisioterapeutas de Derick, el Dr. McClincy solicitó que Derick continuara recibiendo fisioterapia durante cuatro semanas más para tratar cierta debilidad muscular residual y la disminución de la resistencia, y para mejorar la mecánica de la caída. Derick siguió esforzándose durante las sesiones de terapia y en su casa con un programa específico.

Menos de un año después de la intervención quirúrgica, Derick recibió la autorización para volver a practicar deportes. Este resultado se debió al trabajo arduo y a la determinación de un joven, en combinación con un cirujano hábil y un gran equipo de terapia que se centraron en Derick como persona y como atleta. El camino hacia la rehabilitación no siempre fue fácil. Sin embargo, como tan bien expresó la madre de Derick: "Nos ayudaron a transformar una situación devastadora en una experiencia constructiva, de crecimiento. Ayudaron a Derick a superar sus límites y le enseñaron a superar los desafíos con el cuerpo y con la mente. Gracias a su enfoque compasivo y amable, Derick no tiene miedo de volver a practicar deportes. Para mí, eso no tiene precio".