Saltar a navegación

Lo que buscamos

noticia Noticias Miércoles, 19 de diciembre de 2018 Miércoles, 19 de diciembre de 2018 2:12 PM - Miércoles, 19 de diciembre de 2018 2:12 PM

Experiencias de la niñez modelan trayectoria profesional de médico

Al crecer, William Magee III, M.D., D.D.S., vio de primera mano la diferencia que puede marcar la atención médica al viajar por el mundo con sus padres que se dedicaban a hacer cirugías gratis a niños con defectos faciales de nacimiento. Los padres del Dr. Magee, Kathy y Bill Magee, fundaron Operation Smile e inspiraron a su hijo a continuar con la iniciativa.

El Dr. Magee llegó a convertirse en un cirujano plástico reconocido en todo el mundo. Estudió odontología en la University of Maryland y medicina en la George Washington University. Hizo una residencia combinada de seis años en cirugía general y cirugía plástica en la Facultad de Medicina Keck en la University of Southern California y una especialización en cirugía craneofacial y cirugía plástica pediátrica en el ex Hospitales Shriners para Niños - Los Angeles (ahora el Centro Médico Shriners para Niños en Pasadena).

Ahora como jefe de cirugía plástica y director del programa de labio leporino y paladar hendido en el Centro Médico Shriners para Niños en Pasadena, California, el Dr. Magee recuerda sus raíces e inspiración. En su oficina hay fotos de un viaje que hizo de niño a Kenia, donde jugó con y ayudó a atender a niños, el pasillo del hospital era tan oscuro que casi no podía verle sus rostros. "Siempre que estoy pasando por un momento difícil recuerdo las experiencias que son tan vívidas", dijo, "me ayudan a superar los desafíos de mi vida".

Buscando una cura

Como director de programas internacionales de la división de cirugía plástica en la University of Southern California y profesor adjunto en el departamento de cirugía y salud global, el Dr. Magee también investiga las causas de las malformaciones de paladar. El Dr. Magee lanzó el International Family Study. Con recursos del programa Operation Smiles y la University of Southern California, el estudio está analizando cerca de 14,000 muestras de ADN de familias afectadas por labio leporino y paladar hendido para determinar su causa. Su esperanza es que los resultados del estudio puedan ayudar a encontrar una cura. El Dr. Magee y su equipo descubrieron que la edad materna avanzada y la hipertensión con factores contribuyentes, al igual que la pobreza y la contaminación.

La capacidad de ayudar a familias

Trabajando con pruebas genéticas, el Dr. Magee desarrolló una estrecha relación con una familia de tres niños que nacieron con alguna forma de labio leporino, lo que demuestra el papel de la genética en esta afección y la importancia de una atención de calidad. Annalisa, la madre de los tres pequeños, quedó devastada cuando en un ultrasonido de rutina vieron que su primer hijo, Jaxon, nacería con labio leporino y paladar hendido. Cuando Jaxon nació fue evidente que tenía que buscar ayuda.

Por suerte encontró a un miembro de Shriners International (la fraternidad que fundó y sigue apoyando el sistema de atención médica) que habló con la familia sobre los Hospitales Shriners para Niños y cómo podrían ayudarles. Unas semanas más tarde ya tenían una cita para ver al Dr. Magee e en los Hospitales Shriners para Niños de Los Angeles (ahora el Centro Médico Shriners para Niños en Pasadena, California) por una consulta de cirugía.

"El Dr. Magee nos hizo sentir como parte de su familia", dijo Annalisa. "Nos dedicó muchísimo tiempo y respondió todas las preguntas que teníamos". Después de la exitosa cirugía de Jaxon, Annalisa supo que el Dr. Magee era la persona adecuada para ayudar a su familia. "Fuimos bendecidos de encontrar al Dr. Magee con nuestro primer hijo y sentar una base sólida para los dos pequeños que tuvimos después", dijo Annalisa.

El Dr. Magee seguirá atendiendo a los tres pequeños y otros niños con labio leporino mientras trabaja para encontrar respuestas que podrían llevar a soluciones y tratamientos mejorados.

Collage de tres hermanos con labio leporino y después de la cirugía