Saltar a navegación

Lo que buscamos

noticia Noticias Martes, 18 de diciembre de 2018 Martes, 18 de diciembre de 2018 1:04 PM - Martes, 18 de diciembre de 2018 1:04 PM

De costa a costa

Familiares de paciente recorren más de 4,000 millas en bicicleta para recaudar fondos para el Hospital Shrineras de Portland

Algunos podrían preguntarse qué podría llegar a inspirar a una persona a recorrer más de 4,000 millas en bicicleta en solo 92 días. Para Roger y su nieto Kyle el motivo fue simple: los Hospitales Shriners para Niños - Portland.

En el verano de 2017, después de sufrir algo de dolor de espalda y de descubrir un bulto en su espalda, los padres de Rachel, Jenny y Paul, la llevaron al Hospital Shriners de Portland. Le diagnosticaron escoliosis grave y tuvieron que operarla rápidamente. "Rachel pensó que su dolor era normal, pero después de llevarla al Hospital Shriners de Portland todo sucedió muy rápido", dijo Jenny. En octubre de 2017 a Rachel le hicieron una fusión espinal para corregir dos curvaturas y una rotación en su columna. "Cambió de inmediato. Creció dos pulgadas después de la cirugía, se sentaba más recta y sus hombros estaban nivelados. Ahora puede hacer literalmente lo que quiera".

Para retribuir al hospital que había atendido a Rachel, Roger (abuelo de Rachel) y Kyle (hermano de Rachel) decidieron recorrer el país en bicicleta para recaudar fondos para los Hospitales Shriners para Niños - Portland. Equipados con sus bicicletas y equipos para acampar, Roger y Kyle iniciaron el recorrido en Washington con la misión de recaudar fondos y concientizar sobre la escoliosis. Kyle llevó las radiografías de Rachel a cada restaurante donde comieron para poder mostrar a los otros clientes el motivo de su viaje. "Hablamos sobre lo que estábamos haciendo y lo que Rachel había superado prácticamente con todos los que conocíamos. Les mostrábamos fotos. Muchos se quedaban sorprendidos con la gravedad de su curvatura", dijo Kyle.

Después de 92 días de andar en bicicleta, y más de $3,000 recaudados, Kyle y Roger completaron su recorrido de 4,049 millas mojando sus llantas en el océano Atlántico. Celebraron su esfuerzo cenando langosta en Bar Harbor, Maine. Al preguntar a Roger qué significó este viaje responde entre lágrimas: "Supera cualquier cosa que jamás haya hecho".

Radiografías de antes y después de Rachel