Saltar a navegación

Lo que buscamos

noticia Noticias Lunes, 11 de febrero de 2019 Lunes, 11 de febrero de 2019 10:35 AM - Lunes, 11 de febrero de 2019 10:35 AM

Familia esperanzada gracias a atención por lesión de la médula espinal

En 2015, Dilon, de 2 años, sufrió una lesión en la médula espinal como consecuencia de una complicación en una cirugía, lo que le causó parálisis de la cintura para abajo. "La vida se nos dio vuelta por completo", dijo Valarie, madre de Dilon.

Valarie buscó hospitales con experiencia en el tratamiento de lesiones de la médula espinal en pacientes pediátricos en New Mexico, de donde es oriunda. No encontró nada, incluso después de buscar en Colorado y otros estados vecinos. "Preguntaba y todo lo que me respondían era 'no lo sabemos'. Había perdido todas las esperanzas, hasta que vi un comercial de los Hospitales Shriners para Niños en televisión", dijo Valarie.

Valarie llamó al número que vio en televisión, que era la línea para hacer donaciones. La operadora la comunicó con un representante de servicios para pacientes, que la puso en contacto con los Hospitales Shriners para Niños de Philadelphia.

Lograr independencia

Desde la primera consulta de Dilon al Hospital Shriners de Philadelphia en mayo de 2016 a los 3 años, su terapia incluyó el uso de TherStride, un sistema de cinta apoyado en el peso corporal que le ayuda al sistema nervioso a recuperar su capacidad de aprender movimientos.

"Mi objetivo para Dilon es que pueda ser lo más independiente que pueda", dijo Valarie. "El Hospital Shriners de Philadelphia tendrá un papel fundamental a la hora de lograrlo".

Los viajes de Dilon al Hospital Shriners de Philadelphia no solo mejoran su estado físico. "Su estado emocional también mejoró drásticamente", dice su madre. "No se siente tan solo. Hasta que vinimos, nunca veía a otros niños en sillas de ruedas. Ahora siente que puede tener amigos".

Nuevos amigos

Y ahora cuando está en casa Dilon puede conectar con sus amigos andando en su triciclo. Cuando su bicicleta empezó a quedarle chica, Dilon necesitaba una nueva. Durante una de sus últimas sesiones de terapia física en el hospital, la fisioterapeuta de Dilon, Ali Kazim, le dio una noticia muy agradable. Alguien había dejado una donación que incluía justo el tipo de bicicleta que Dilon necesitaba. Esta bicicleta especial se impulsa al girar el manubrio en lugar de pedalear.

Con la ayuda del técnico especialista en asientos del hospital, Robert Townsend, Dilon probó su nueva bicicleta y de inmediato salió a toda velocidad por los pasillos del departamento de rehabilitación. Dilon dijo que llama "Robin" a Rober porque "¡es un superhéroe que lo arregla todo!"

Antes de llegar a los Hospitales Shriners para Niños de Philadelphia, Dilon no podía mantenerse erguido. Ahora puede gatear y mantener el equilibrio para sentarse en su bicicleta. Valarie dijo: "la mejoría que observamos es notable".

Cuando Valarie y Dilon regresen a casa en New Mexico, su equipo de sostén del Hospital Shriners de Philadelphia estará a solo una llamada de distancia. "Tenemos el apoyo de gente tan preparada. Nos arman planes terapéuticos para seguir en casa, y sé que puedo llamar si tengo dudas", dijo Valarie. "Si busca esperanza, los Hospitales Shriners para Niños son el lugar indicado. Allí uno no es simplemente un número de identificación de paciente. No se trata simplemente de un hospital, uno es parte de la familia Shriners".

Ahora, cada vez que aparece un aviso de los Hospitales Shriners para Niños en televisión, Valarie cuenta que Dilon se acerca gateando o en su silla de ruedas para sentarse justo frente al televisor. "Adora los comerciales. Cada vez que los ve o escucha que aparece uno en televisión, dice 'Amo a Shriners. Todos esos niños de Shriners son buenos conmigo, son todos mis amigos. Quizá algún día aparezca en televisión con ellos'", dice Valarie. "Realmente amamos a nuestro Hospital Shriners: es un lugar lleno de energía y nos da esperanza en el futuro".