Saltar a navegación

Lo que buscamos

noticia Martes, 19 de marzo de 2019 Martes, 19 de marzo de 2019 9:31 AM - Martes, 19 de marzo de 2019 9:31 AM

Sincero agradecimiento de paciente

Krystal nació hace 24 años en un Día de San Valentín en Vancouver, Canadá. Nació ocho semanas antes de tiempo y pesó 3 libras y 9 onzas. Como tenía un agujero en el estómago, su vejiga e intestinos estaban fuera de su cuerpo, y las piernas cruzadas y dobladas sobre el abdomen. Esta afección se llama artrogriposis múltiple congénita (AMC). Los médicos le dijeron a Terina, la madre de Krystal, que su bebé tenía muy pocas probabilidades de sobrevivir. El mundo se desmoronó para los padres primerizos. Irse del hospital con una bebé que luchaba por su vida en brazos fue una experiencia devastadora.

Pero Krystal sobrevivió y se hizo más fuerte. En febrero regresó de Melbourne, Australia tras competir en la Serie Mundial de Natación Paralímpica. ¿Cómo pudo ser posible?

Durante su primer año de vida, los padres de Krystal investigaron varios centros médicos con la esperanza de encontrar alguno que pudiera ayudar a su hija. Krystal tenía pie equino varo y no le crecían los músculos de las piernas. Tenía las caderas dislocadas y una de sus rodillas estaba doblada a 90 grados.

Un colega del padre de Krystal mencionó a los Hospitales Shriners para Niños y Krystal tuvo su primera consulta en los Hospitales Shriners para Niños - Canada cuando tenía 3 años y 1/2.

Krystal tuvo su primera cirugía cuando tenía 5 años. Cuando despertó de la operación tenía un "Lizzy", o aparato Ilizarov, en su pierna. El aparato Ilizarov es un dispositivo ortopédico de fijación externa diseñado para alargar y enderezar los huesos o tejido blando. Krystal tuvo el "Lizzy" puesto por un total de seis meses.

Durante su segundo viaje a Montreal le pusieron un yeso de la cintura al tobillo. Cuando le quitaron el yeso ocho semanas después Krystal se miró las piernas y gritó: "Mira mamá, ¡soy normal!" Ahora sus piernas estaban en la posición correcta.

Krystal dio sus primeros pasos a los 6 años de edad. Un día cuando estaba cerca de la mesa de la sala de su casa, la miró con determinación y empezó a caminar, totalmente sola y sin ayuda.

Estos primeros pasos sucedieron gracias a un extraordinario sistema de atención médica llamado Hospitales Shriners para Niños.

"¡También quiero agradecer a esos médicos tan especiales! También hay una persona que siempre me apoyó y siempre luchó por mí, y esa persona es mi madre. Lloré y grité porque me hacía caminar cuando quería que me cargaran. Con lágrimas en los ojos me respondía incansablemente: "Sé que ahora me odias, estoy haciendo esto por tu propio bien y más adelante me lo agradecerás", recordó Krystal.

Krystal empezó a nadar competitivamente cuando tenía 9 años. No tenía planeado llegar lejos con este deporte, su objetivo principal era aumentar su musculatura y flexibilidad en las piernas. Pero a los 12 años participó en su primera competencia a nivel internacional y ganó dos medallas de plata. Había encontrado su pasión. Krystal se integró al equipo de Saskatchewan a la edad de 14 años y compitió en los Juegos de Canadá donde ganó una medalla de bronce. A los 15 representó a Canadá en el Campeonato Mundial en Brasil. Pero de repente la desgracia: un coágulo de sangre en su pierna. Pensó que su carrera como nadadora había llegado a su fin, y también una parte enorme de su vida.

A Krystal la operaron para sacarle el coágulo de sangre de la pierna. Después de la operación sufrió algunas complicaciones y Krystal no pudo nadar por casi un año. Para cuando pudo volver ya era demasiado grande para reintegrarse a su equipo de natación, y cuando empezó la universidad en Regina, la rechazaron para el equipo de allí. Un día Krystal estaba nadando en la piscina cuando la vio un entrenador que la conocía de sus días compitiendo en los Juegos de Canadá que le pidió integrarse a su equipo de competición. Su carrera como nadadora comenzó de nuevo. Poco después viajó a Sheffield en el RU para la Serie Mundial de Natación Paralímpica y competir contra las mejores del mundo.

"Desde lo más profundo de mi corazón quiero agradecer a Shriners y a todo el personal del hospital por darme a mí y los otros niños una oportunidad de alcanzar todo nuestro potencial. Decir gracias no parece alcanzar", dijo Krystal.

Krystal y cita con ropa formal