Saltar a navegación

Atención, innovación, educación e investigación

noticia Noticias Lunes, 8 de abril de 2019 Lunes, 8 de abril de 2019 11:22 AM - Lunes, 8 de abril de 2019 11:22 AM

La historia de Katie

Pequeña conserva los dedos de su pie gracias a atención de quemaduras especializada

Kim, una oficial de policía de Pittsburgh, Pennsylvania con dos hijas mayores, adoptó a Katie de un orfanato en China cuando tenía 2 años y 1/2. Cuando tenía 2 meses de edad, Katie se escaldó accidentalmente con agua caliente que no habían probado antes de darle un baño y sufrió graves quemaduras en su pierna y lado derechos. A medida que fue creciendo, sus cicatrices hicieron que su pierna y pie se contrajeran gravemente. Para cuando Kim llegó a China, Katie caminaba sobre su talón por la contracción. Pero esto no desalentó a Kim. "Yo quería adoptar a un bebé, pero cuando conocí a Katie sentí que estábamos predestinadas", dijo. 

Ya en los EE. UU., Kim llevó a Katie a un hospital pediátrico en Pittsburgh para que la evaluaran. Cuando le preguntó al cirujano plástico del hospital si era especialista en quemaduras, este le respondió que la cirugía de Katie era una "simple liberación". Kim dio su consentimiento, pero después del procedimiento los dedos del pie de Katie seguían contraídos hacia arriba. La recomendación del cirujano fue amputarle los dedos. "Me dijo que al quitarle los dedos el pie se vería mejor estéticamente", dijo Kim. "Al día siguiente llame a los Hospitales Shriners para Niños - Cincinnati para programar una cita".   

Kim estaba muy preocupada por la movilidad de su hija en el futuro, veía que a Katie le costaba mantener el equilibrio y temía que todavía tuvieran que quitarle los dedos. Cuando le contó cuál fue el pronóstico del médico anterior, Petra Warner, M.D., FACS -jefe de personal del Hospital Shriners de Cincinnati- respondió: "Oh, por favor, ¡no deje que nadie le corte los dedos del pie a su bebé!" La Dra. Warner después le explicó: "En los casos de contracción, los dedos del pie se pueden salir de lugar, pero acomodarlos en general no es complicado". 

Kim estaba emocionadísima y aliviada con la noticia. La Dra. Warner hizo la cirugía y a los pocos días cuando quitaron las vendas, Kim recuerda emocionarse hasta las lágrimas. "En general no me gusta usar esta palabra, pero fue la primera vez que su pie lució 'normal'", dijo. 

Katie ahora tiene 6 años y le hicieron siete operaciones, cuatro de estas se consideran cirugía mayor: dos en su pie y dos en su muslo izquierdo. Les lesiones por quemaduras pediátricas casi siempre requieren varias cirugías para liberar los tejidos cicatrizados a medida que el niño va creciendo. Katie necesitará más operaciones, pero gracias a la experiencia en quemaduras de la Dra. Warnes y su equipo en el Hospital Shriners de Cincinnati, Katie conservó los dedos de su pie y ahora puede correr como cualquier otro niño.

katie de bebé después de su lesión por quemaduras