Saltar a navegación

Atención, innovación, educación e investigación

noticia Noticias Jueves, 23 de mayo de 2019 Jueves, 23 de mayo de 2019 3:30 PM - Jueves, 23 de mayo de 2019 3:30 PM

La historia de Maddison

De regreso al campo de softbol tras terrible accidente en una caminadora

La pequeña Maddison de diez años está de regreso en el campo de softbol tras un horrible accidente con una caminadora en mayo pasado. No estaba sobre la máquina, pero estaba jugando al lado de la cinta en movimiento cuando su mano resbaló y se le atascó debajo de la caminadora. No pudo sacar su mano por su cuenta por el movimiento de la cinta. Su abuelo levantó la máquina para que pudiera liberarse y llamó a su mamá Emily.

Emily cuenta: "Todo sucedió tan rápido tras esa llamada telefónica, fue como un torbellino. Al buscar a Maddie, le miré la mano y salimos corriendo a la sala de emergencias local".

Maddison sufrió una quemadura de segundo grado en la parte de arriba de la mano y quemaduras de espesor completo en dos dedos. Los tendones de los dedos quedaron expuestos por la lesión. Emily dice: "Honestamente nunca imaginé que algo tan común como una caminadora pudiera causarle tanto daño a una persona".

La primera pregunta de Maddie al ver su mano fue: "¿Podré jugar al softbol?"

El equipo del departamento de emergencias en Maine la derivó inmediatamente a un cirujano plástico local que dijo que no podía ayudar a Maddie por la naturaleza compleja de su lesión. La derivó a los Hospitales Shriners para Niños - Boston que tiene un equipo especializado en quemaduras, incluso quemaduras por caminadoras.

La familia viajó de Maine al Hospital Shriners de Boston. Maddie iba nerviosa en el auto pero su mamá recuerda que se tranquilizó apenas llegaron al hospital. Una de las primeras personas que conocieron fue Rebecca Parmenter, una especialista en desarrollo infantil. Rebecca y el equipo de especialistas en desarrollo infantil del Hospital Shriners de Boston ayudan a los pacientes durante su experiencia en el hospital con recursos acordes a su edad, responden las preguntas de los pacientes y hasta usan opciones no farmacológicas para controlar el dolor y técnicas de distracción durante distintos procedimientos.

Emily recuerda: "Rebecca vino a presentarse a Maddie y le explicó que su trabajo era ayudarle a sentirse cómoda durante su cita. Después de eso, nunca vi otro momento de nerviosismo durante toda su recuperación".

Maddison y sus padres también se reunieron con Robert L. Sheridan, M.D., subjefe de personal y jefe del servicio de quemados de los Hospitales Shriners para Niños - Boston.  El Dr. Sheridan explica que las lesiones con caminadoras son muy complicadas por el daño al hueso y los pequeños vasos sanguíneos en el área afectada. También advierte que las quemaduras con caminadores no parecen graves al principio pero empeoran al pasar los días, lo que puede complicar el diagnóstico y tratamiento. En el caso de Maddie, el equipo de atención decidió no operar y prefirió tratar su lesión con rehabilitación y tratamiento de cicatrices.

Maddie y su familia dicen que de esta experiencia tan horrible surgieron muchas cosas positivas, como el apoyo increíble que recibieron de su familia, amigos y el personal de los Hospitales Shriners para Niños - Boston. Con todo ese apoyo, Maddie supo que tenía mucha gente alentándola y podía enfrentar cualquier desafío para mejorar.

Maddie no solo se recuperó, ¡ya volvió a jugar al softbol! Y esta temporada hasta será lanzadora en su equipo. Maddie dice: "¡Está empezando la nueva temporada de softbol y puedo jugar gracias a Shriners!"

También espera educar a los demás niños sobre los peligros posibles de las caminadoras. Hace poco hizo una presentación a sus compañeros de escuela para recordarles a todos que las caminadoras no son juguetes.

Gracias Maddie por compartir tu historia y ser tan valiente. ¡Que tengas una excelente temporada de softbol!

Refiera a un paciente Haga una donación. Cambie vidas.

Maddison en auto