Saltar a navegación

Atención, innovación, educación e investigación

noticia Noticias Miércoles, 31 de julio de 2019 Miércoles, 31 de julio de 2019 5:15 PM - Miércoles, 31 de julio de 2019 5:15 PM

Paciente disfruta una experiencia VIP de NASCAR con David Reagan

Un niño de los suburbios de Chicago que asistió por primera vez a una carrera de NASCAR ahora tiene recuerdos que durarán toda su vida. Drew, 12 años, tuvo una experiencia VIP en la pista gracias a David Ragan, conductor de NASCAR y Shriner. El día de la carrera, Drew pudo visitar los boxes, el garaje y el camión que transporta el auto oficial de Ragan. El hermano y el padre de Drew también pudieron asistir a la reunión con el jefe de equipo en calidad de invitados de David. 

Sabían que ver esta carrera sería muy especial, ya que Ragan conduciría un auto patrocinado por los Hospitales Shriners para Niños. Desafortunadamente, una tormenta causó una demora de 3 horas en la mitad de la carrera. Sin embargo, el evento se completó, y a la familia le encantó poder haber tenido la oportunidad de asistir.

Drew, un alumno de octavo grado de Naperville, pasó las dos semanas previas realizando una rehabilitación intensiva de forma ambulatoria en el Hospital Shriners de Chicago. Él tiene una condición llamada mielitis transversa, la cual hace que deba usar férulas y muletas para caminar, o una silla de ruedas. La mielitis transversa es un trastorno poco frecuente que causa una lesión de la médula espinal, y puede provocar una parálisis parcial en los niños, limitando la movilidad y causando problemas en los intestinos y la vejiga. Durante su visita de dos semanas, Drew realizó fisioterapia y terapia ocupacional usando la última tecnología, incluyendo un Reoambulator™, el cual emplea piernas robóticas para ayudarlo a caminar.

David con la familia en el hospitalDavid con el paciente en el hospital

Un cambio repentino

La familia descubrió la condiciónde Drew cuando, a los 16 meses de edad, se cayó de repente y no pudo volver a caminar como solía hacerlo. "Era muy chico y no podía hablar. Solo lloraba", recuerda Liz, la madre de Drew. Los padres no sabían que la médula espinal de Drew estaba inflamada y atacándose a sí misma. Eventualmente, dos hospitales diferentes confirmaron el diagnóstico.

En 2010, la familia llevó a Drew a los Hospitales Shriners para Niños - Chicago, donde un equipo de especialistas pediátricos en lesiones de la médula espinal comenzó un plan de atención para él. La atención y los servicios centrados en la familia que ofrece el hospital tranquilizaron a los padres durante el tratamiento de Drew. "Los Hospitales Shriners son únicos, se preocupan por el niño y su familia", dijo Liz. "Hacen que un hospital sea un lugar divertido y social, en vez de un entorno estéril y frío. ¡Los Hospitales Shriners para Niños - Chicago son el lugar favorito de Drew!".

Entre la terapia y sus visitas a la clínica, es frecuente ver a Drew en la cancha cubierta de básquetbol en silla de ruedas. En esta misma cancha, Ragan tuvo la posilidad de jugar al básquetbol en silla de ruedas unos días antes de la carrera de este año. Fue a visitar a los pacientes e invitó personalmente a Drew a ser su invitado VIP. Los pacientes crearon carteles a mano para darle la bienvenida el conductor profesional y pudieron sacarse fotos y hablar con él.

Ragan dijo que disfrutó haber jugado al básquetbol en silla de ruedas por primera vez con los pacientes, entre ellos, Drew y Alec, un portavoz nacional de los pacientes, que también es paciente del Hospital Shriners de Chicago. Los padres de Drew mencionaron que la experiencia NASCAR fue la forma perfecta de cerrar la visita de dos semanas a los Hospitales Shriners.

David con la familia de DrewDavid con Drew en terapiaDavid con un paciente en silla de ruedas