Saltar a navegación

La historia de Nia

ícono de categoría de historias

La escuela primaria puede ser un lugar de desafíos sociales para cualquiera de nosotros, pero para aquellos con cicatrices visibles o discapacidades puede ser más que un problema. Sino, pregúntenle a Nia. Tiene 12 y ya tuvo que superar seis años de hostigamiento en dos escuelas primarias distintas.

Nia es hemipléjica: tiene el lado derecho de su cuerpo paralizado. Ha sido paciente de los Hospitales Shriners para Niños - Canadá desde que tenía alrededor de un año, al poco tiempo que llegó a Canadá. Nia tuvo un derrame cerebral cuando estaba en el vientre de su madre, pero no se diagnosticó la afección en aquel momento. Fue dada en adopción en su China natal y permaneció en un orfanato hasta que sus parientes de Quebec la adoptaron a la edad de 10 meses. Una vez que la adoptaron, no sabían qué ocurría, pero Nia tenía diferencias visibles: no se movía como lo hacían otros bebés y tenía un pie que apuntaba permanentemente como una bailarina.

Nia fue diagnosticada con hemiplejia al año de edad. En ese momento, los médicos de otro hospital le dijeron a los padres de Nia que nunca iba a caminar o hablar. Los médicos del Hospital Shriners de Canadá conocían mejor del tema. Nia pasó mucho tiempo de los últimos 11 años dentro del hospital, pero valió la pena. Ahora no solo camina casi a la perfección, sino que canta, actúa profesionalmente y es vocera del Hospital Shriners de Canadá.

Nia en su camiseta de Cut the BullDurante el paso de los años, Nia tuvo dos cirugías en el pie derecho, otra cirugía reciente en la mano derecha, recibió inyecciones de Botox en la mano de siete a ocho veces, tuvo al menos 10 yesos, cada uno de seis a ocho semanas, y tiene una ortopedia para el brazo derecho. Durante los años, hizo cientos de horas de fisioterapia y terapia ocupacional. Esto le enseñó a hacer "transferencia": el lado derecho sigue paralizado, pero ahora puede imitar lo que hace el lado izquierdo, lo que le permite caminar y hacer otras actividades.

Todos estos desafíos físicos también derivaron en el hostigamiento. Comenzó en el jardín de infantes, cuando los niños le decían repetidamente cosas malas a ella sobre su discapacidad. Cambió de escuela en primer grado cuando sus padres se mudaron a la costa norte de Montreal. Desafortunadamente, el hostigamiento no solo continuó sino que empeoró. Los niños le decían que no sería nadie en la vida, entre otros comentarios malvados, que mayormente se centraban en su hemiplejia. Nia regresaba a su casa llorando todos los días. Se encerraba en su dormitorio y no quería ir a la escuela. Había comenzado a creer lo que los niños le decían.

Algo importante que hizo Nia fue hablar con sus padres. Confiaba en ellos frecuentemente y la madre de Nia hizo todo lo que podía para ayudar. La madre de Nia intentó hablar con los docentes, el director de la escuela y el psicólogo de la escuela, pero la administración no parecía dispuesta a ayudar. De hecho, la madre de Nia pagó por un neuropsicólogo para que ayude a negociar con la escuela, pero el director estaba convencido de que el hostigamiento y los comentarios malvados eran sencillamente parte de la vida. En cuarto grado, la madre de Nia no la enviaba a la escuela cuando se sentía particularmente deprimida, y la inscribió en una escuela más nueva y acogedora para quinto y sexto grado. El cambio de escuela funcionó. Nia encontró un buen grupo de amigos que se mantuvieron juntos y unidos. Cuando los niños se burlaban de Nia, sus amigos la respaldaban y la ayudaban a defenderse, lo que significó que no se convirtiese en un hostigamiento completo.

Hubo otra forma a través de la cual Nia superó el hostigamiento y la depresión que enfrentaba: se metió en la actuación y el canto, cosas que ama. Estas actividades extraescolares realmente la ayudaron a darse cuenta que tiene mucho por ofrecer y que puede hacer mucho, a pesar de su hemiplejia. Nia hoy actúa en televisión y películas, ha cantado en varios conciertos benéficos y también en festivales de canto internacionales en Granby, Quebec, y en el festival en Trois-Pistoles, Quebec. También hizo una audición para la versión francesa de Quebec de The Voice (Junior).

Nia se ha convertido en vocera de la campaña #NoAlBullying del Hospital Shriners de Canadá y habla con estudiantes en escuelas acerca de su experiencia con el hostigamiento y cómo lo superó, con la esperanza de poder ayudar a otros que enfrentan una situación parecida. Seguirá en este rol en 2017-2018. En Quebec, el séptimo grado ya es la escuela secundaria. Después de hablarlo, descubrir sus pasiones, hacer amigos y convertirse en vocera contra el hostigamiento, Nia se siente lista para afrontar cualquier desafío de la escuela secundaria.

Si se encuentra en Canadá y quisiera que Nia vaya a hablar a su escuela (en francés), envíe un correo electrónico a moncommunications@shrinenet.org