Saltar a navegación

Paciente de los Hospitales Shriners con parálisis cerebral se convierte en escritora y poeta publicada

ícono de categoría de historias

Emily es una escritora y poeta publicada, y actualmente estudia dos especializaciones (Inglés y escritura creativa) en la Johns Hopkins University. Está orgullosa de haber sido paciente en los Hospitales Shriners para Niños - Houston gran parte de su vida.

Diagnosticada con parálisis cerebral, recuerda muchas experiencias positivas durante su infancia y adolescencia en el hospital. "La gente de Shriners [hospital] es tan dulce y crea un entorno acogedor". El personal del Hospital Shriners de Houston motivó a Emily a mantener una mentalidad positiva, lo que sigue haciendo hasta hoy. "Su actitud agradable me ayudó muchísimo", agregó. Douglas Barnes, M.D. es una de las tantas personas que la atendieron a través de los años.

Gran parte del trabajo de Emily fue publicado y escribe en Breath & Shadow, una publicación literaria en línea para personas discapacitadas. ¡Le gusta mantenerse ocupada! La joven de 20 años actualmente está escribiendo una novela y compilando una antología de cuentos cortos de autores con discapacidades, y a la vez es una estudiante que participa activamente en su universidad.

La historia personal de esperanza, determinación y dedicación de Emily inspira a otros a "nunca rendirse" e intentar alcanzar sus sueños. Dado que reconoce el impacto positivo que los Hospitales Shriners para Niños han tenido en su vida, Emily tiene algunas palabras de aliento para otra gente con discapacidad que podría estar enfrentando una situación difícil:

"Hay que mantener siempre el optimismo y determinación, sé que a veces es muy difícil, pero se sorprenderán de lo mucho que se puede lograr con un poco de perseverancia".

Abajo incluimos uno de los poemas publicados de Emily.

 

Hagfish

Slimy knotted shoelace,
the eel’s ugly cousin,
you bow tied to the whale corpse,
your mucus drapes around you
like a blanket of allergies.

You greasy noodle,
your corn kernel teeth
clamp onto carrion
as you twist and turn
like an underwater worm.

You scarf of the sea,
sentient small intestine,
spineless serpent,
you slither like a leech
through the blackness.

Tell me, stretched-out slug,
how it feels to give a one-animal hug.