Saltar a navegación

Seguridad en caso de escaldaciones

Seguridad en caso de escaldaciones

Cómo ocurren las escaldaciones

La mayor parte de las escaldaciones ocurren en los hogares. Las quemaduras por escaldación por lo general están relacionadas con actividades cotidianas (bañarse, cocinar y comer) y por lo general les ocurren a los niños debido a una interrupción en la supervisión del adulto o por falta de medidas preventivas. Quizá los niños no comprendan ni tengan conciencia del peligro potencial de los líquidos calientes (especialmente el agua) o de los alimentos calientes; simplemente confían en que los adultos se ocuparán de su seguridad.

Además, la piel de los niños pequeños es más fina y se quema más rápido que la de los adultos. Las personas de cualquier edad se puede quemar en 30 segundos con un líquido a 130 °F de temperatura; a 140 °F lleva sólo 5 segundos, y a 160 °F, sólo lleva 1 segundo. En los niños menores de 5, estas temperaturas pueden causar quemaduras en la mitad del tiempo.

Datos breves sobre lesiones por escaldaciones

  • Todos los días, cientos de niños pequeños son llevados a las salas de emergencias con quemaduras por escaldaciones.
  • Las escaldaciones u otras quemaduras por contacto son la causa del 90 por ciento de lesiones por quemaduras en niños de 5 años y menores.
  • Los niños menores de 4 años y las personas con discapacidades tienen mayor riesgo de muerte o lesiones relacionadas con quemaduras, en especial escaldaciones y quemaduras por contacto.
  • El agua caliente del grifo representa aproximadamente una en cuatro de todas las quemaduras por escaldaciones entre los niños, y está asociada con más muertes y hospitalizaciones que las causadas por cualquier otro líquido caliente.

(Fuente: Safe Kids USA)

Prevención de escaldaciones

Según Safe Kids USA, las quemaduras por agua caliente del grifo generalmente ocurren en el baño y tienden a ser más graves y a cubrir partes más grandes del cuerpo que cualquier otra quemadura por escaldación. La supervisión permanente de los niños pequeños es el factor más importante para la prevención de quemaduras por escaldación con agua del grifo, pero existen otras medidas preventivas simples que es posible tomar, por ejemplo:

  • Bajar la temperatura de los calentadores de agua a 120 °F (49 °C) o menos.
  • Al llenar la tina, abrir primero el grifo de agua fría. Mezclar el agua más caliente con cuidado.
  • Verificar la temperatura del agua moviendo la mano rápidamente en el agua. Si el adulto siente que el agua está caliente, también lo estará para un niño.
  • Al colocar al niño en la tina, ubíquelo alejado de los grifos y tan cerca del otro extremo de la tina como sea posible.

Las escaldaciones también pueden ocurrir en la cocina o el comedor. Muchas de ellas se pueden prevenir si se siguen estos consejos:

  • Controlar siempre a los niños mientras estén en la cocina y el comedor.
  • Mantener las asas calientes hacia dentro; usar agarraderas o manoplas. Evitar que la ropa entre en contacto con las llamas o los elementos calientes.
  • Mantener a los niños alejados de todo lo que esté caliente.
  • Seguir las instrucciones y tomar precauciones al calentar alimentos en un horno de microondas.
  • No usar freidoras con niños alrededor.

Estas sugerencias pueden parecer obvias pero, dadas las estadísticas, nunca son suficientemente repetitivas. La Semana de prevención de quemaduras es el momento perfecto para aprovechar los materiales de prevención de quemaduras disponibles gratis en los Hospitales Shriners para Niños. Estos materiales incluyen afiches, libros de actividades y folletos sobre prevención de quemaduras.

Lista de consejos: Mantenga a los niños a salvo de escaldaciones

Píxel de rastreo de Amazon