Saltar a navegación

Preparar a su hijo

Preparar a su hijo

Preparar a su hijo

En los Hospitales Shriners para Niños - Springfield sabemos que una hospitalización puede ser un momento estresante tanto para usted como para su hijo. Cuando hable sobre la hospitalización prevista frente a su hijo, recuerde hacerlo de manera positiva ya que sus sentimientos pueden afectar las emociones y comportamientos de su hijo. La honestidad será importante para su hijo. Asegúrese de hacer todas las preguntas que tenga al médico de su hijo. Usted puede ayudar a preparar a su hijo para que la experiencia en el hospital sea más positiva.

Niños más pequeños

  • Lea historias o vea videos con su hijo sobre ir al hospital.
  • Estimule el juego del médico.
  • Permita que su hijo hable sobre lo que siente y lo que piensa.
  • Deje que su hijo tenga materiales de ayuda. Deje que su hijo elija algunos de sus artículos favoritos para traer al hospital.
  • Hable con el personal del hospital para contarle qué métodos usa para reconfortar a su hijo en casa.
  • Asegure a su hijo que el personal lo cuidará bien y le ayudará a recuperarse.

Adolescentes

  • Consiga que su hijo adolescente hable con alguien que haya vivido una hospitalización similar.
  • Anímelo a mantener contacto con familiares y amigos a través de redes sociales, visitas, llamadas telefónicas, e-mail o correo.
  • Prepare materiales de apoyo para la estancia en el hospital de su hijo adolescente.
  • Recuérdele incluir artículos personales y especiales (fotos de amigos y familiares, música). Deje los objetos de valor en casa.

Hermanos

Las hospitalización también puede ser estresante para los hermanos y hermanas en casa. Su rutina diaria puede verse alterada por la ausencia de uno de sus cuidadores. Los hermanos y hermanas pueden sufrir la sensación de aislamiento. Para aliviar la ansiedad posible recuerde:

  • Alentar a los hermanos a comprender la hospitalización.
  • Estimular el contacto entre los hermanos y el hijo hospitalizado.
  • Seguir siendo comprensivo con los hermanos que quedan en casa.
  • Intentar seguir con su rutina tanto como sea posible.
  • Si los hermanos no pueden visitar el hospital, ayudarlos a sentirse incluidos sugiriendo que preparen objetos decorativos o tarjetas con deseos de recuperación.

Cuando no hay tiempo para prepararse

La hospitalización puede ser repentina si su hijo sufrió una lesión. Tener poco tiempo, o nada de tiempo, para prepararse para la experiencia y no saber qué esperar puede ser abrumador. Los niños pueden sentir angustia por los eventos no planificados. Usted puede ayudar a su hijo durante este momento difícil.

Sea honesto. Responda a las preguntas de su hijo de manera abierta y honesta, sea general y no haga promesas. Es apropiado ser sincero con su hijo cuando no sabe la respuesta a una pregunta. En estas ocasiones, le puede hacer saber a su hijo que consultará con el equipo del tratamiento para conseguir la información.