En los Hospitales Shriners para Niños, la salud y la seguridad de los pacientes, familiares, voluntarios y personal es nuestra máxima prioridad. Debido al avance de la situación causada por la COVID-19, estamos haciendo un seguimiento riguroso de las actualizaciones enviadas por los departamentos de salud locales y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), y estamos respetando sus recomendaciones al pie de la letra.

Si su hijo/a tiene una cita próximamente, comuníquese con el Hospital Shriners para Niños correspondiente.

Actualización  de información para los visitantes de Hospitales Shriners para Niños - St. Louis

Saltar a navegación

Preparar a su hijo

Preparar a su hijo

La hospitalización puede ser un momento estresante para su hijo y su familia. Lo desconocido del entorno hospitalario puede ser atemorizante. Al ayudar a su hijo a prepararse también puede convertir la experiencia en el hospital en algo positivo. Sus opiniones sobre la hospitalización pueden afectar las emociones y el comportamiento de su hijo, así que recuerde hablar de manera positiva cerca de su hijo cuando se refiera a la internación prevista en el Hospital Shriners de St. Louis.

La honestidad es importante para su hijo. Responda a las preguntas de su hijo de manera abierta y honesta, sea general y no haga promesas. Es apropiado ser sincero con su hijo cuando no sabe la respuesta a una pregunta. En estas ocasiones, le puede hacer saber a su hijo que consultará con el equipo de atención para conseguir la información. Un miembro del personal de desarrollo infantil, incluidos nuestros especialistas certificados en recreación terapéutica, puede ayudar a su hijo a comprender su próxima visita.

Clase previa a la cirugía

Para aquellas familias cuyos niños estén por pasar por una cirugía, les pedimos que vean los videos sobre cómo Prepararse para una cirugía que aparecen a continuación. Estos videos forman parte de nuestra clase de información preoperatoria que se les pide a todos los pacientes y padres que asistan con los especialistas en desarrollo infantil de su hijo antes de la cirugía. Su coordinador de atención trabajará con los especialistas en desarrollo infantil para programar una clase para usted y su hijo/a.

  • Prepararse para una cirugía

  • Atención especial para niños pequeños

  • Cirugías de la médula espinal y la cadera

Si tiene alguna pregunta sobre cómo preparar a su hijo para su experiencia médica en el hospital, comuníquese con nuestro departamento de desarrollo infantil al teléfono 314-872-8342, ext. 1155 o envíe un correo electrónico a Jessalyn Hyatt o a Laura Teague.

Niños más pequeños

  • Lea historias o vea videos con su hijo sobre ir al hospital.
  • Estimule el juego del médico y el paciente con turnos para interpretar ambos roles. Incluya equipo médico cuando sea necesario y contacto físico.
  • Permita que su hijo hable sobre lo que siente y lo que piensa.
  • Deje que su hijo tenga materiales de ayuda. Déjelo elegir algunos de sus artículos favoritos para traer al hospital.
  • Explique a los niños pequeños que la hospitalización no es un castigo, sino un lugar donde los niños se curan.

Adolescentes

  • Consiga que su hijo adolescente hable con alguien que haya vivido una hospitalización similar.
  • Pida a su hijo adolescente que escriba las preguntas y dudas que pueda tener y las lleve a las consultas previas a la cirugía.
  • Anímelo a mantener contacto con familiares y amigos a través de visitas, mensajes de texto y redes sociales.
  • Prepare materiales de apoyo para la estancia en el hospital de su hijo adolescente. Recuérdele incluir artículos personales y especiales.

Hermanos

Las hospitalización también puede ser estresante para los hermanos y hermanas en casa. Su rutina diaria puede verse alterada por la ausencia de uno de sus cuidadores. Los hermanos y hermanas pueden sufrir la sensación de aislamiento. Para aliviar la ansiedad posible recuerde:

  • Alentar a los hermanos a comprender la hospitalización.
  • Estimular el contacto entre los hermanos y el hijo hospitalizado.
  • Seguir siendo comprensivo con los hermanos que quedan en casa.
  • Intentar seguir con su rutina tanto como sea posible.
  • Si los hermanos no pueden visitar el hospital, ayudarlos a sentirse incluidos sugiriendo que preparen objetos decorativos o tarjetas con deseos de recuperación.