En los Hospitales Shriners para Niños, la salud y la seguridad de los pacientes, familiares, voluntarios y personal es nuestra máxima prioridad. Debido al avance de la situación causada por la COVID-19, estamos haciendo un seguimiento riguroso de las actualizaciones enviadas por los departamentos de salud locales y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), y estamos respetando sus recomendaciones al pie de la letra.

Si su hijo/a tiene una cita próximamente, comuníquese con el Hospital Shriners para Niños correspondiente.

Actualización  de información para los visitantes de Hospitales Shriners para Niños - St. Louis

Saltar a navegación

Parálisis cerebral

Parálisis cerebral

La parálisis cerebral (encefalopatía) es una afección del tono muscular, el movimiento y la coordinación. Es la discapacidad más común que sucede antes, durante o inmediatamente después del nacimiento de los niños y está relacionada con la falta de oxígeno en el cerebro. Los Hospitales Shriners para Niños se los consideran líderes para tratar los efectos ortopédicos de la parálisis cerebral y es una de las afecciones más comúnmente tratadas en el Hospital Shriners de St. Louis.

Existen tres tipos principales de parálisis cerebral (PC):

  • Atáxica: este tipo causa un disturbio en el equilibrio y la percepción de la profundidad.
  • Atetoide: este tipo conduce a movimientos involuntarios y descontrolados.
  • Espástica: el tipo de parálisis cerebral más común, que ocasiona rigidez y dificultad en el movimiento.

Dentro de cada tipo principal, existen varios diagnóstico específico que indican un área más específica de discapacidad neurológica, como por ejemplo hemiplejia espástica, diplejía espástica, etc.

Síntomas de la parálisis cerebral

Los niños con parálisis cerebral pueden mostrar gran variedad de síntomas, desde leves a graves. Algunos indicadores típicos de la parálisis cerebral pueden incluir:

  • Tono muscular anormal
  • Movimientos poco coordinados
  • Reflejos infantiles persistente aún presentes a una edad cuando deberían desaparecer
  • Movimientos involuntarios
  • Músculos espásticos o tensos
  • Baba excesiva o dificultades para hablar, succionar o tragar
  • Dificultad para involucrarse en movimientos precisos como escribir o abotonar una camisa

Las opciones de tratamiento para la parálisis cerebral incluyen:

  • Terapia: la parte más importante de cualquier programa de terapia son los ejercicios de estiramiento diarios que establecen los terapeutas. La terapia se proporciona después de la cirugía o para cumplir con los objetivos específicos.
  • La terapia ocupacional puede mejorar el desarrollo de los músculos pequeños del cuerpo como por ejemplo el rostro, los pies, los dedos, las manos y los dedos de los pies, con el fin de mejorar las habilidades de la vida diaria y otras actividades.
  • Los terapeutas físicos trabajan con los músculos del abdomen, de los brazos y de las piernas para mejorar diferentes habilidades como el equilibrio, el caminar, el pararse, el usar las escaleras y trasladarse.
  • Ortopedia (corsés): los corsés se utilizan para:
    • Ayudar a que el crecimiento de los músculos se mantenga con el crecimiento de los huesos
    • Evitar el daño del pie y la rodilla
    • Contribuir como soporte para los músculos débiles
    • Proteger los músculos después de la cirugía
  • Los medicamentos se pueden recetar para controlar o prevenir ataques y/o reducir espasticidad que puede impactar en el movimiento y en las habilidades motrices.
  • Pueden ser necesarias las ayudas para movilidad como por ejemplo muletas, andador o silla de rueda.
  • Serie de yesos: el yeso se utiliza para ayudar a estirar los músculos que se tornaron tan rígidos que los ejercicios y los corsés no ayudan. Cuando el músculo se estira lo suficiente, se quita el yeso y su hijo deberá usar un corsé.
  • Inyección de toxina botulínica tipo A: la toxina botulínica tipo A se puede usar para reducir la espasticidad.
  • Se puede necesitar una cirugía para reducir la espasticidad en las piernas y mejorar el desarrollo del músculo.
  • Se puede necesitar una cirugía ortopédica para tratar las contracturas en la deformación de los huesos.