En los Hospitales Shriners para Niños, la salud y la seguridad de los pacientes, familiares, voluntarios y personal es nuestra máxima prioridad. Debido al avance de la situación causada por la COVID-19, estamos haciendo un seguimiento riguroso de las actualizaciones enviadas por los departamentos de salud locales y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), y estamos respetando sus recomendaciones al pie de la letra.

Si su hijo/a tiene una cita próximamente, comuníquese con el Hospital Shriners para Niños correspondiente.

Actualización  de información para los visitantes de Hospitales Shriners para Niños - St. Louis

Saltar a navegación

Fisioterapia: fijadores externos

Fisioterapia: fijadores externos

Fisioterapia en paciente con un fijador externo

¿De qué se trata la fisioterapia y por qué la necesito?

Al principio, después de la cirugía, es posible que tengas miedo de mover la pierna y es probable que tengas alguna dificultad para ponerte de pie y caminar. El fisioterapeuta te ayudará a sentirte cómodo y a moverte de nuevo. A medida que comiences con el proceso de alargamiento o corrección, sentirás que los músculos se te ponen rígidos y se debilitan un poco. Esto es de esperarse. Los objetivos de la fisioterapia consisten en ayudar a mantener los músculos flexibles y fuertes, y ayudar a mantenerte lo más activo posible durante todo el proceso de rehabilitación con fijadores externos.

Paciente masculino con fijador externo¿Cuándo empiezo?

La fisioterapia comenzará el día después de la cirugía. Asistirás a las sesiones de fisioterapia en nuestro departamento de rehabilitación dos veces al día durante la semana, una vez los sábados y una vez los domingos. El fisioterapeuta te dará un programa de ejercicios para hacer con tus padres o cuidadores en tu habitación los sábados y domingos a la tarde. La mayoría de los pacientes pueden irse a casa el lunes después de la cirugía, una vez finalizada la sesión matutina de fisioterapia.

Es imposible. ¡No puedo hacerlo!

Al principio, es posible que necesites ayuda para mover la pierna en la cama, ponerte de pie y dar algunos pasos con un andador o muletas. Es probable que necesites una silla de ruedas para ir a las sesiones de fisioterapia. Esto es perfectamente normal y, junto con el fisioterapeuta, trabajarán para recuperar la independencia. La mayoría de los pacientes están de pie y caminan con andador o muletas cuando llega el momento de dejar el hospital y usan la silla de ruedas solo para recorrer largas distancias fuera de casa.

Está bien, tal vez pueda hacerlo, pero ¿cómo?

Mientras recibes fisioterapia, harás ejercicios de fortalecimiento y elongación, y practicarás movimientos en la cama, además de ponerte de pie y caminar. El fisioterapeuta te dará un programa de ejercicios diseñado específicamente para ti y ofrecerá recomendaciones acerca del mejor dispositivo de asistencia en tu caso (andador, muletas, bastón). Si puedes, el fisioterapeuta también te enseñará cómo subir y bajar unos pocos escalones en el departamento de fisioterapia. El proceso puede ser lento el primer o segundo día, pero se hará más fácil.

¿Quién me puede acompañar?

El personal alentará a tus padres o cuidadores para que asistan y participen en las sesiones de fisioterapia. De esa manera, aprenderán a ayudarte con el programa de ejercicios y la movilidad una vez que estés en casa. En ocasiones, es posible que se les pida a los padres que se retiren de una sesión en particular si se cree que eso te ayudará a tener una experiencia de rehabilitación más positiva.

¡Qué bueno! Llegó la hora de ir a casa

Antes de dejar el hospital, el fisioterapeuta les pedirá a tus padres o cuidadores que demuestren si se sienten cómodos al ayudarte con el programa de ejercicios en casa (HEP), al colocarte la correa del pie o la tobillera, y al supervisarte mientras caminas. Te darán una copia por escrito de tu HEP, que incluirá la información de contacto del fisioterapeuta en caso de que tengas preguntas después del alta. Es muy importante que continúes con el HEP dos veces al día (una sola vez los días que asistas a sesiones de fisioterapia como paciente ambulatorio) y que sigas todas las instrucciones del fisioterapeuta.

Antes de dejar el hospital, deberás tener citas programadas para las sesiones de fisioterapia como paciente ambulatorio, tres veces por semana, a partir de la semana de tu regreso a casa. Si vives cerca del hospital, asistirás a las sesiones de fisioterapia en nuestro departamento de rehabilitación, tal como hiciste después de la cirugía. Si vives más lejos, puedes asistir a las sesiones con un fisioterapeuta de tu elección, más cerca de casa. Nos pondremos en contacto con tu fisioterapeuta externo para analizar tus objetivos y el plan de tratamiento antes de tu primera sesión como paciente ambulatorio.

Continúa con tu HEP... ¡todos los días! Es muy importante que sigas elongando y fortaleciendo los músculos, y caminando con tu fijador externo para que la pierna se fortalezca y se recupere correctamente. Si no sigues las instrucciones, podrías tener una rigidez excesiva en las articulaciones o podría demorarse la recuperación de los huesos. Esto podría retrasar el proceso de alargamiento y prolongar el tiempo con el fijador externo. Llama al departamento de fisioterapia de inmediato si tienes alguna inquietud con tu progreso.




Versión para imprimir

  Fisioterapia tras la aplicación de un fijador externo
  Descargar archivo
     

Dónde llamar si tiene alguna pregunta

Tracy Przbylski, PT
Fisioterapeuta
Reconstrucción y Alargamiento de Extremidades
314-432-3600, int. 1138

Jill Hahn, coordinadora clínica
Reconstrucción y Alargamiento de Extremidades
314-692-6443