En los Hospitales Shriners para Niños, la salud y la seguridad de los pacientes, familiares, voluntarios y personal es nuestra máxima prioridad. Debido al avance de la situación causada por la COVID-19, estamos haciendo un seguimiento riguroso de las actualizaciones enviadas por los departamentos de salud locales y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), y estamos respetando sus recomendaciones al pie de la letra.

Si su hijo/a tiene una cita próximamente, comuníquese con el Hospital Shriners para Niños correspondiente.

Actualización  de información para los visitantes de Hospitales Shriners para Niños - St. Louis

Saltar a navegación

Afecciones tratadas en el Centro de Reconstrucción y Alargamiento de Extremidades

Afecciones tratadas en el Centro de Reconstrucción y Alargamiento de Extremidades

Paciente en el Centro de Reconstrucción y Alargamiento de Extremidades

El Centro de Reconstrucción y Alargamiento de Extemidades de avanzada de los Hospitales Shriners para Niños - St. Louis ofrece los mejores servicios de evaluación, diagnóstico, intervención quirúrgica en ortopedia pediátrica para niños con diferencias o malformaciones en sus extremidades. Mediante la colaboración de nuestro personal, que incluye la atención de enfermería de avanzada, terapia e intervención psicológica, nuestro objetivo es mejorar la función, movilidad e independencia de cada niño.

Las afecciones que se tratan incluyen:

PROBLEMAS ROTACIONALES

Anteversión femoral

Una desviación del fémur (hueso del muslo) hacia adentro que provoca que los niños caminen con los pies rotados hacia adentro. Generalmente, todas las personas nacen con anteversión femoral. A muchos niños se les corrige por su cuenta cuando alcanzan los 2 años, pero muchos niños continúan teniendo los pies rotados hacia adentro. A menudo, empeora ligeramente de los 2 a los 5 años. A casi todos los niños se les corrige por su cuenta cuando alcanzan los 9-10 años. No existe un tratamiento para que los niños lo corrijan con mayor rapidez o que afecte si podrán corregirlo o no. Puede producirse en niños que, por lo demás, son completamente saludables o en niños que tienen afecciones neuromusculares, como parálisis cerebral. Después de los 9-10 años, los niños sintomáticos con problemas de tropiezos y en la marcha que son limitantes para la capacidad funcional pueden tratarse mediante osteotomías desrotadoras (cortar el hueso y desenroscarlo). La técnica que se utiliza con mayor frecuencia en el Hospital Shriners de St. Louis implica cortar el hueso y colocar una varilla dentro del fémur para permitir que se cure el hueso.

Retroversión femoral

Una desviación del fémur (hueso del muslo) hacia afuera que provoca que los niños caminen con los pies rotados hacia afuera. Esto puede asociarse con afecciones de la cadera, como epífisis femoral capital deslizada o cuello femoral varo (coxa vara). Después de los 9-10 años, los niños sintomáticos con problemas de tropiezos y en la marcha que son limitantes para la capacidad funcional pueden tratarse mediante osteotomías desrotadoras (cortar el hueso y desenroscarlo). La técnica utilizada para corregir esta afección puede requerir el uso de una varilla, al igual que en el caso de la anteversión femoral, pero depende de la causa de la retroversión.

Torsión tibial (interna)

Una desviación de la tibia (hueso más grande de la parte inferior de la pierna) hacia adentro que provoca que los niños caminen con los pies rotados hacia adentro. Muchos niños tienen torsión tibial interna cuando comienzan a caminar. A muchos niños se les corrige por su cuenta cuando alcanzan los 3 años, pero algunos continúan teniendo una desviación hacia adentro. Esta desviación hacia adentro puede mejorar hasta, aproximadamente, los 6-7 años. Después de los 6-7 años, los niños que siguen teniendo torsión tibial interna pueden desarrollar anormalidades en la marcha y tropiezos. Los niños sintomáticos con problemas en la marcha o dolor de rodilla que son limitantes para la capacidad funcional pueden tratarse mediante osteotomías desrotadoras (cortar el hueso y desenroscarlo). La técnica que se utiliza con mayor frecuencia en el Hospital Shriners de St. Louis implica cortar la tibia, desenroscarla y colocar una placa en el hueso para permitir que este se cure.

Torsión tibial (externa)

Una desviación de la tibia (hueso más grande de la parte inferior de la pierna) hacia afuera que provoca que los niños caminen con los pies rotados hacia afuera. Muchos niños tienen torsión tibial interna cuando comienzan a caminar. A muchos niños se les corrige por su cuenta cuando alcanzan los 3 años, pero algunos desarrollan una desviación hacia afuera. Esta desviación hacia afuera puede mejorar hasta, aproximadamente, los 6-7 años. Después de los 6-7 años, los niños que siguen teniendo torsión tibial externa pueden desarrollar dolor de rodilla, lo que puede producir anormalidades en la marcha. Los niños sintomáticos con problemas en la marcha o dolor de rodilla que son limitantes para la capacidad funcional pueden tratarse mediante osteotomías desrotadoras (cortar el hueso y desenroscarlo). La técnica que se utiliza con mayor frecuencia en el Hospital Shriners de St. Louis implica cortar la tibia, desenroscarla y colocar una placa en el hueso para permitir que este se cure.

PROBLEMAS ANGULATORIOS

Genu valgo (pata de catre)

Una afección en la que las rodillas se arquean hacia adentro, lo que hace que el niño no pueda pararse con los tobillos juntos sin juntar las rodillas. Normalmente, los niños nacen con las piernas arqueadas (genu varo). Las piernas comienzan a enderezarse, aproximadamente, a los 8 meses y se enderezan por completo entre los 18 y los 30 meses. Luego, las piernas desarrollan pata de catre (genu valgo), que aumenta hasta alcanzar un máximo a, aproximadamente, los 5 años. Entonces, alrededor de los 8-9 años, las piernas se enderezan. Los niños que tienen genu valgo tienen mayores probabilidades de sufrir dolor en las rodillas.

Genu varo (piernas arqueadas)

Una afección en la que las rodillas se arquean hacia afuera, lo que hace que el niño no pueda pararse con las rodillas juntas sin juntar los tobillos. Normalmente, los niños nacen con las piernas arqueadas (genu varo). Las piernas comienzan a enderezarse, aproximadamente, a los 8 meses y se enderezan por completo entre los 18 y los 30 meses. Luego, las piernas desarrollan pata de catre (genu valgo), que aumenta hasta alcanzar un máximo a, aproximadamente, los 5 años. Entonces, alrededor de los 8-9 años, las piernas se enderezan. Los niños que tienen genu varo tienen mayores probabilidades de sufrir dolor en las rodillas.

Tibia vara (enfermedad de Blount)

Un problema de las placas epifisarias alrededor de la rodilla que provoca que las extremidades inferiores se arqueen. Puede producirse en niños de menos de 3 años, en cuyo caso se conoce como tibia vara infantil (enfermedad de Blount infantil); en niños de 3 a 7 años, en cuyo caso se conoce como tibia vara juvenil (enfermedad de Blount juvenil); o en niños de más de 7 años, en cuyo caso se conoce como tibia vara adolescente (enfermedad de Blount adolescente).

Detención del crecimiento epifisario

Un problema ocasionado por una lesión en la placa epifisaria que provoca una falta permanente de crecimiento en toda la placa epifisaria o en parte de ella. Esta lesión puede ser ocasionada por una fractura, una infección, un tumor, un quiste u otros problemas. Puede provocar una deformidad angulatoria o el acortamiento de una extremidad.

ENFERMEDAD METABÓLICA EN LOS HUESOS

Raquitismo

Un problema que afecta la forma en que el cuerpo procesa el calcio y, en particular, la forma en que el cuerpo incorpora calcio en los huesos. El raquitismo puede ser provocado por carencias alimenticias, problemas renales o problemas metabólicos genéticos. Los niños con raquitismo por carencias alimenticias tienen una deficiencia de calcio en su dieta. Las enfermedades renales pueden afectar la forma en que el cuerpo procesa el calcio y el fósforo, lo que provoca que se deposite una cantidad inadecuada de calcio en el hueso del niño. Los niños con raquitismo genético tienen problemas metabólicos que afectan la forma en que su cuerpo absorbe el calcio y lo traslada hacia el hueso. Los niños con raquitismo tienen huesos débiles que son menos densos de lo que deberían y, a menudo, tienen un ensanchamiento característico de las placas epifisarias que puede provocar cambios en la alineación de la extremidades inferiores. El tratamiento incluye atención médica y, potencialmente, atención quirúrgica. La unidad de investigación metabólica del Hospital Shriners de St. Louis se especializa en la atención médica de pacientes con raquitismo genético.

Osteogénesis imperfecta (enfermedad de los huesos de cristal)

Un problema que hace que los huesos de los niños se fracturen fácilmente, a menudo, después de lesiones mínimas. Hay muchos tipos de osteogénesis imperfecta con diferentes efectos en los huesos de los niños y diferentes grados de fragilidad. Algunos provocan solo unas fracturas durante la infancia, mientras que otros pueden ocasionar muchísimas. Algunos de ellos también pueden provocar problemas en la dentadura del niño.

Pseudoartrosis congénita de la tibia

Un problema de la tibia (hueso más grande de la parte inferior de la pierna) que hace que se fracture fácilmente, a menudo, durante la infancia, y que, con frecuencia, no se suelde. Esto provoca una pseudoartrosis, en que el hueso no se suelda en absoluto o solo con tejido fibroso. Con frecuencia, los niños con pseudoartrosis congénita tienen la tibia y la fíbula (hueso más pequeño de la parte inferior de la pierna) arqueadas en una dirección anterolateral (hacia adelante y un lado) en que el arco se dirige hacia adelante y afuera. Alrededor de la mitad de los niños con pseudoartrosis congénita de la tibia tienen neurofibromatosis.

DISCREPANCIA EN LA LONGITUD DE LAS EXTREMIDADES

Detención del crecimiento epifisario

Un problema ocasionado por una lesión en la placa epifisaria que provoca una falta permanente de crecimiento en toda la placa epifisaria o en parte de ella. Esta lesión puede ser ocasionada por una fractura, una infección, un tumor, un quiste u otros problemas. Puede provocar una deformidad angulatoria o el acortamiento de una extremidad.

Discrepancia en la longitud de las extremidades adquirida

Diferentes longitudes de las extremidades provocadas porque una extremidad creció con más lentitud o rapidez que la otra debido a un problema que se origina o continúa después del nacimiento. Comúnmente, puede deberse a un traumatismo, una infección, un tumor o problemas metabólicos o de desarrollo.

Discrepancia en la longitud de las extremidades congénita

Diferentes longitudes de las extremidades provocadas por una afección que existía antes del nacimiento y que hizo que una extremidad fuera demasiado larga o corta.

Fémur corto congénito

Una forma de discrepancia en la longitud de las extremidades congénita en la que el muslo y los tejidos alrededor del fémur (hueso del muslo), así como el tejido alrededor de este, son más cortos de lo normal. Se asocia comúnmente con otras afecciones, como displasia de la cadera (displasia acetabular), rotación externa, malformación femoral proximal y pata de catre. A menudo, los niños con esta afección también tienen hemimelia fibular (la fíbula es el hueso más pequeño de la parte inferior de la pierna).

Deficiencia femoral focal proximal

Una forma de discrepancia en la longitud de las extremidades congénita en la que el muslo y los tejidos alrededor del fémur (hueso del muslo), así como el tejido alrededor de este, son más cortos de lo normal. Habitualmente, es más grave que el fémur corto congénito y suele asociarse con otras afecciones, como displasia de la cadera (displasia acetabular), rotación externa, malformación femoral proximal y pata de catre. A menudo, los niños con esta afección también tienen hemimelia fibular (la fíbula es el hueso más pequeño de la parte inferior de la pierna). El trastorno puede afectar un lado o ambos.

Hemimelia tibial

Una discrepancia en la longitud de las extremidades congénita poco común que afecta la parte inferior de la pierna. Afecta principalmente la tibia (hueso más grande de la parte inferior de la pierna), lo que provoca una falla en la formación de todo el hueso o parte de este. Habitualmente, la pierna es más corta, y esto puede asociarse con una rodilla o un tobillo anormal. Es posible que el niño también tenga pie equino varo y que le falten dedos del pie o que tenga demasiados.

Hemimelia fibular

Una discrepancia en la longitud de las extremidades congénita que afecta la parte inferior de la pierna. Afecta principalmente la fíbula (hueso más pequeño de la parte inferior de la pierna), lo que provoca una falla en la formación de todo el hueso o parte de este. Habitualmente, la pierna es más corta, y esto puede asociarse con una rodilla o un tobillo anormal. Es posible que el niño tenga una fusión o coalición en el pie, y que le falten dedos del pie.

Incurvación posteromedial de la tibia

Una discrepancia en la longitud de las extremidades congénita que afecta la parte inferior de la pierna. Afecta tanto la tibia (hueso más grande de la parte inferior de la pierna) como la fíbula (hueso más pequeño de la parte inferior de la pierna), lo que provoca la angulación de la parte inferior de la pierna con el tobillo inclinado hacia afuera y adelante (valgo y recurvatum). Habitualmente, la pierna es más corta y, con frecuencia, la angulación se resuelve espontáneamente durante los primeros cinco a ocho años de vida. A menudo, el niño nace con una malformación de pie calcáneo valgo. Esta malformación suele resolverse a los 18 meses con estiramientos suaves. Casi nunca se requieren yesos o aparatos ortopédicos.

Hemihipertrofia

Una discrepancia en la longitud de las extremidades congénita en la que el lado afectado del cuerpo es más grande de lo que debería. Habitualmente, las extremidades tendrán mayor diámetro y serán más largas. En una pequeña cantidad de pacientes, se asocia con tumores abdominales y retroperitoneales. Generalmente, se realizan ultrasonidos y análisis de sangre durante la infancia para asegurarse de que el niño no tenga uno de estos tumores.

Otras afecciones tratadas

  • Displasia esquelética
  • Displasia metafisiaria
  • Displasia epifisaria
  • Acondroplasia
  • Displasia epifisaria hemimélica (enfermedad de Trevor)
  • Osteocondromatosis (e​​​​​xostosis múltiple hereditaria)