En los Hospitales Shriners para Niños, la salud y la seguridad de los pacientes, familiares, voluntarios y personal es nuestra máxima prioridad. Debido al avance de la situación causada por la COVID-19, estamos haciendo un seguimiento riguroso de las actualizaciones enviadas por los departamentos de salud locales y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), y estamos respetando sus recomendaciones al pie de la letra.

Si su hijo/a tiene una cita próximamente, comuníquese con el Hospital Shriners para Niños correspondiente.

Actualización  de información para los visitantes de Hospitales Shriners para Niños - St. Louis

Saltar a navegación

Lo que buscamos

noticias Noticias Lunes, 16 de noviembre de 2020 Lunes, 16 de noviembre de 2020 10:20 AM - Lunes, 16 de noviembre de 2020 10:20 AM

Reescribir la historia

Los padres de acogida desempeñan un papel importante en la labor internacional que realizan los Hospitales Shriners para cambiar vidas

Reescribir la historia

Falta menos de una hora para la cirugía, y Soumaila inhala profundamente dentro de una máscara de oxígeno que fue perfumada con aroma a mezcla para pastel. La máscara no está conectada a nada. Es una reproducción perteneciente a un kit que usa el Departamento de desarrollo infantil del Hospital Shriners para Niños - St. Louis para ayudar a los niños a sentirse más tranquilos antes de la cirugía.

Soumaila está embelesado.

"¡Mamá Amy!, ¡mamá Amy!", exclama el niño de 10 años de Burkina Faso, una nación de África Occidental, dándole la máscara a la mujer que ha sido su madre de acogida durante las últimas dos semanas. Ella se acerca la máscara al rostro y le devuelve la sonrisa al niño, que recibe tratamiento para su pierna en el hospital. Él se desliza hasta la otra punta de la cama y se arroja en sus brazos. 

"Mamá Amy" es Amy Nicholas, de Arnold, Missouri: ella y su esposo, Greg, han sido padres de acogida de cinco niños de diferentes lugares del mundo en los últimos tres años. Es una de las tres madres de acogida que actualmente se dedican a guiar a los niños de otros países durante las etapas de cirugía y terapia física de seguimiento en el Hospital Shriners de St. Louis.

"Sin nuestros padres de acogida, estos niños no podrían venir a recibir los tratamientos que les cambian la vida", asegura Jill Hahn, coordinadora de atención médica del equipo especializado en malformaciones de las extremidades del hospital. "Es difícil expresar con palabras lo valiosos que son".

Maldiciones o demonios

Sin embargo, hay algunas palabras y frases que son muy descriptivas. Una es "salvadores", y no es una exageración.

Muchos de los niños que viajan al Hospital Shriners de St. Louis desde países en vías de desarrollo están en grave peligro. Un ejemplo es Lorencia, una niña de Haití que fue la primera que recibieron Amy y Greg, en 2017.

Antes de venir al Hospital Shriners para recibir tratamiento, Lorencia vivía en un orfanato, pero no porque sus padres la hubieran abandonado o no la quisieran. En realidad, era porque el orfanato constituía un ambiente seguro para esta jovencita cuyas piernas tenían una malformación tan grave que se movilizaba apoyándose en las manos.

"En algunos lugares del Tercer Mundo, rechazan por completo a quienes tienen malformaciones", explica Amy. "Dicen que tienen una maldición, que tienen un demonio. Tienen que alejarse de su comunidad. Y sin dudas su vida corre peligro".

Así fue que Lorencia se ocultó en el orfanato y sus padres iban a visitarla.

Todo esto fue antes de que hiciera su aparición Tami Shobe, fundadora de Children's Medical Mission West. Tami es la fuerza impulsora de esta organización sin fines de lucro de Waynesville, Ohio, que trae a los Estados Unidos a niños que necesitan algún tratamiento y los rescata, literalmente, de las garras de la muerte. Creó la organización hace casi 18 años y ya ha coordinado la atención de casi 800 niños extranjeros. Si bien es la única empleada de la organización, no duda en destacar el mérito de la red de colaboradores internacionales y médicos y hospitales nacionales junto con los cuales trabaja.

"El Hospital Shriners de St. Louis es maravilloso. Ojalá tuviéramos muchos así", expresa. "Los adoro porque aceptan a todos los niños y los traen directamente aquí, y tenemos un excelente grupo de familias de acogida en esa área".

Lo que hace que el Hospital Shriners sea tan especial, sostiene, es que el personal brinda tratamiento a niños de cualquier lugar del mundo, independientemente de las posibilidades de pago de su familia o de su familia de acogida.

"Es fácil hallar médicos dispuestos a ayudar", añade Tami. "Pero es mucho más difícil encontrar hospitales que estén dispuestos a asumir los enormes gastos. El Hospital Shriners es uno de ellos, y lo hace de buena gana".

Amor retribuido

Así, mientras los médicos de los Hospitales Shriners corrigen afecciones que de no ser tratadas provocarían problemas mucho más extremos en los niños durante su crecimiento, Amy, Greg y los otros padres de acogida cumplen su parte: llevar y traer a los niños cuando tienen terapia física u otras citas médicas, darles comida y ropa, entretenerlos... y, lo que es aún más importante, brindarles amor durante una etapa que puede hacerles sentir miedo e incertidumbre.

Lo más admirable es la rapidez y naturalidad con que ese amor es retribuido. Hace apenas dos semanas que Soumaila conoció a su madre de acogida, pero a pesar de su conocimiento limitado del idioma, llamarla "Mamá Amy" es tan natural para él como si fuera su propio hijo. La familia, que incluye a sus hijas Gabby, de 21; Claire, de 17; y Maura, de 14, hace lo que haría cualquier familia, independientemente de cuántos niños más haya en la casa; en octubre, por ejemplo, recibieron a tres "extras".

La familia juega juegos y graba videos divertidos, como uno de Soumaila en el que trata de que Alexa ponga una canción que le gusta. Cuando llega la hora de ir a dormir, los niños Nicholas tratan de que sus invitados, que han venido de sitios tan lejanos, se sientan cómodos; Lorencia durmió al lado de Claire durante las cuatro ocasiones en que se alojó con la familia, ya que no quería estar sola porque estaba acostumbrada a dormir en una casa de una habitación junto con otros cinco familiares. En este momento, Maura duerme en el piso de la habitación de Soumaila.

"Les doy todo el amor que puedo mientras están aquí", dice Claire mientras Soumaila, limitado en sus movimientos por el fijador externo que tiene en la pierna, se le sube al regazo. "Es más como un amigo que un hermano. Como un mejor amigo".

Los desafíos de ser una familia de acogida

Y es un amigo que, dentro de seis o siete meses, volverá a su país natal.

Ser una familia de acogida no es para cualquiera. La organización no brinda apoyo económico, ya que paga solamente el viaje de ida y vuelta al país natal de cada niño, así como la documentación necesaria para el proceso. A los padres que trabajan puede resultarles difícil cumplir con todas las citas médicas y la atención diaria sin una red de contención sólida. Los niños que llegan no tienen seguro médico, lo que significa que una infección de oído o una visita a la sala de emergencias puede afectar bastante el presupuesto familiar. Pero el momento de la partida es lo más difícil de todo.

"Me atormenta pensar que sus padres lo subieron a un avión y lo enviaron aquí sin conocer del todo a los padres de acogida, sin saber bien qué harían concretamente los médicos. Es un acto de valentía increíble", dice Amy. "Yo no soy tan valiente cuando tienen que irse".

Y así es que, cuando sube a los niños al avión, sabiendo que quizá no vuelva a verlos o hablar con ellos, Amy llora. Mucho.

Reescribir la historia

Pero entonces Tami la llama o le envía un correo electrónico para contarle sobre otro niño de algún otro país del mundo que necesita recibir tratamiento en los Estados Unidos. Y Tami está lista —siempre está lista— para ayudar a cambiar otra vida.

"Lo que buscamos es que reescriban su propia historia", dice Amy. Yo solo los alojo en casa mientras los médicos la reescriben. Y luego vuelven a su país natal y pueden seguir reescribiéndola al mostrarles a los niños de su edad, a los padres de esos niños, que no tienen nada que temer, que no tienen una maldición y no son demonios".

Hace una pausa y mira a Soumaila. "Son solo niños".