En los Hospitales Shriners para Niños, la salud y la seguridad de los pacientes, familiares, voluntarios y personal es nuestra máxima prioridad. Debido al avance de la situación causada por la COVID-19, estamos haciendo un seguimiento riguroso de las actualizaciones enviadas por los departamentos de salud locales y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), y estamos respetando sus recomendaciones al pie de la letra.

Si su hijo/a tiene una cita próximamente, comuníquese con el Hospital Shriners para Niños correspondiente.

Actualización  de información para los visitantes de Hospitales Shriners para Niños - St. Louis

Saltar a navegación

Lo que buscamos

noticias Noticias Lunes, 16 de noviembre de 2020 Lunes, 16 de noviembre de 2020 11:07 AM - Lunes, 16 de noviembre de 2020 11:07 AM

Un esfuerzo inquebrantable

Mientras recupera masa ósea, Hadley sigue ayudando a los demás a pesar de la COVID

Un esfuerzo inquebrantable

Los momentos de frivolidad son poco frecuentes cuando los padres comparten sus historias acerca de cómo sus hijos terminaron en los Hospitales Shriners para Niños de St. Louis para recibir tratamiento.

Y entre ellos se encuentra Connie, la mamá de Hadley.

"Para ser sincera, estaba acomodando su ropa interior y se cayó", explica Connie en una mañana de noviembre sentada en un área para las familias en el hospital, mientras Hadley juega cerca, en el departamento de desarrollo infantil.

Esa caída en un acto tan rutinario como acomodar su ropa interior terminó en un brazo fracturado... otro brazo fracturado más... e hizo que la familia terminara en el Hospital Shriners de St. Louis, donde Hadley sería monitoreada por una baja masa ósea.

La enfermedad fue provocada por el uso de corticoesteroides para tratar una afección respiratoria cuando era pequeña, explica Gary Gottesman, M.D., el genetista médico del Centro de Investigación Molecular y de Enfermedades Metabólicas Óseas del hospital. La hace más susceptible a las fracturas y quebraduras, explica el Dr. Gottesman, y de hecho, Hadley ha tenido seis, más algunos dedos del pie quebrados que ella dice que "no cuentan".

"Cuando sus cuidadores interrumpieron el uso de corticoesteroides, mejoró", señala el Dr. Gottesman. "Hemos estado coordinando su atención y controlándola continuamente a medida que crece". Sin embargo, la historia de Hadley no termina en una caída al acomodar su ropa interior ni en las recomendaciones de los médicos que la ayudaron a desarrollar huesos más fuertes y densos. Se trata de una niña que ahora tiene 8 años y ha tomado el cariño que recibió durante su tratamiento y decidió retribuirlo ayudando a los niños que la siguen.

Mucha limonada

Hadley vino a St. Louis en noviembre desde su casa en Creal Springs, Illinois, con un montón de juguetes y tarjetas de regalo para donarlos y que otros niños reciban obsequios similares a los que ella recibió. Y esta fue solo la última de una serie de demostraciones de generosidad.

"El Hospital Shriners realmente me ayudó, así que quería hacer algo lindo por ellos. Siempre quise ayudar a los niños", dice Hadley con total naturalidad, como si todos los niños fueran a tener la iniciativa de armar un puesto de limonada a los 5 años para ayudar a sus pares, un puesto de limonada que causaría sensación en la pequeña ciudad y recaudaría casi $1,300 en dos días a $1 por vaso.

Son $1,300 que se convirtieron en cinco cajones repletos de juguetes que la familia apiló en su vehículo y trajo al hospital para dejarlos en las camas de los niños cuando se despertaran después de una cirugía o para entregárselos después de las citas clínicas.

Pero Hadley no había terminado.

Al año siguiente, armó su puesto de limonada nuevamente, esta vez durante un día. Y... ¡bum! Recaudó otros $850. Los combinó con los $450 que le dio Anne Koleson después de que la miembro de Daughter of the Nile ganara una rifa 50/50 y donara el dinero. Hadley convirtió esos dólares en artículos para los adolescentes atendidos por el personal del Hospital Shriners de St. Louis, como auriculares y esmalte para uñas.

¿Qué hacer en 2020?

Entonces llegó 2020... y la COVID. Connie y Hadley se dieron cuenta de que un puesto de limonada durante una pandemia no era muy buena idea, así que volvieron a la simplicidad de los viejos tiempos, cuando los barbijos y el desinfectante para manos no eran un artículo de primera necesidad en la vida de un niño… 2019.

En un evento de Williamson County Shriners Club en agosto de 2019, los asistentes donaron Angel Dollars, billetes que tienen un 1, 3, 5, 7 o 9 en el número de serie, para la iniciativa de Hadley. El total recaudado fue de $240. Cuando quedó claro que los limones no podrían exprimirse en 2020, los miembros de la familia agregaron algo de dinero y le entregaron otros $300 para comprar artículos para los niños de Shriners.

Avances y orgullo

Y entonces Hadley nos dejó los juguetes y las tarjetas de regalo este noviembre después de un chequeo. Al Dr. Gottesman le gustan los avances que observó en ella. "Le está yendo muy bien y definitivamente está avanzando", señala. "Es uno de los casos más normales que vemos, así que es alentador".

Con una reflexión mezclada con lágrimas que se derraman por sus mejillas, Connie sopesa la lucha de su hija con lo bien que le ha ido. "Estoy orgullosa, muy orgullosa", afirma. "Como madre, no quieres ver a tu hija atravesar por algo como esto. Pero si debe atravesarlo para poder llegar a otras personas y ayudarlas, entonces quizás no sea tan malo".